Cita del día



CITA DEL DÍA: “El matrimonio es tratar de solucionar entre los dos problemas que nunca hubieran surgido al estar solo” (Eddy Cantor).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: La novia del ordenador


sábado, 28 de abril de 2012

Creer o no creer




Hace algún tiempo leí en el perfil del facebook de un sobrino mío que se consideraba ateo. Unos cuantos años atrás me hubiera preocupado, incluso me hubiese planteado hablar con él; sin embargo me sorprendí a mí mismo pensando: “ahí tú, con dos pelotas”. Lo que recogía esa frase era mi admiración por un chaval de catorce años, que había tenido la valentía (desde mi punto de vista, porque él lo habría hecho con la mayor naturalidad) de plantearse una cuestión que, en muchas ocasiones, los de mi generación no nos hemos atrevido a abordar en edades mucho más avanzadas, incluso en toda nuestra vida. Al mismo tiempo sentí orgullo por el cambio en el grado de tolerancia de las gentes de un país que, tiempo atrás, se hubieran rasgado las vestiduras en situaciones como ésta. También satisfacción, por haber participado personalmente de esa evolución. Se acabaron los redentores. El que quiera predicar, que lo haga con el ejemplo.




La verdad es que el modelo que reciben los jóvenes de quienes teóricamente somos creyentes, no resulta atractivo en absoluto. Y no me refiero sólo a la relación que mantenemos con la Iglesia, institución sobre la que muchos coincidimos en que deja bastante que desear, sino también a la puesta en práctica de nuestra supuesta fe cuando nos relacionamos con los demás.

Tampoco en la teoría andamos demasiado convincentes. Utilizar como argumento de la existencia de Dios que personas muy preparadas creen en Él, sirve de la misma forma para defender la postura contraria. Decir que la vida carece de sentido si no hay nada después de la muerte, más parece la manifestación de un deseo que la aportación de una prueba. Basarlo todo en que hay que tener fe, no vale de nada para quien no la tiene.

Creer o no creer. Las dos posturas son respetables. Espero que incluso también lo sea la de nadar entre las dos aguas sin terminar de definirse.

8 comentarios:

  1. Mientras que exista el hombre, la cuestión de Dios no quedará zanjada, por ser parte de la condición humana y la estructura invisible del mundo. Pienso que Dios estará presente en cada hombre, al menos en forma de pregunta. Para un grupo de personas, la espiritualidad será un trayecto de vida, una construcción personal, sin pertenecer a una comunidad ni tener un rito, para mantener esa distancia como fundación a su humanismo. Un grupo distinto podrá identificar su fe, la trascendencia, después de una experiencia fuerte que siempre transforma. La experiencia de una alteridad. Cada cual avanza en la oscuridad con la vela que ha encendido. Que se llame ateísmo, cristianismo, budismo, etc., nadie la ha encendido por nosotros, la elegimos y todas ellas deberían tener la misma función pacificadora, de unión, para abolir distancias y crear vínculos entre los seres humanos. Un fuerte abrazo, Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por poner una guinda en lo que escribo, Karima. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Me siento honrado de aparecer en la entrada. Muchas gracias por tus palabras Chemi, siempre es un placer leerte :)
    El tema de la creencia o no en Dios... Todo es muy relativo. Pero creo que creer, yo creo en la ciencia. Porque si que es verdad que, en esta vida, hay que creer en algo, porque si no, no puedes tener un punto marcado. ya seas cristiano, budista o musulmán; científico, matemático o geólogo, siempre habrá algo en lo que creas más o menos.
    La ciencia es la única que me ha demostrado que existe. Por lo que ha avanzado, por lo que ha hecho por nosotros, por lo que ha cambiado nuestras vidas. ¿Qué se supone que ha hecho un ente tan poderoso como Dios por nosotros? Yo creo que nada. De hecho, ha dejado que niños mueran en África de hambre, que haya guerras y la muerte vague por las calles. ¿Es esto lo que el señor bondadoso hace con nosotros? Luego se me excusarán con que lo hace para castigarnos. ¿Y eso es un ente que se preocupa por nosotros? Lo dudo.
    De todas formas, esto es mi punto de vista. Cada uno que piense lo que quiera, ahora bien, que no intenten comerme la cabeza. Cada dos por tres un testigo de Jehová se presenta en mi casa, o un rapero me rapea en cristiano. O un evangelista me regala dos evangelios. Ya vale. cada uno que piense lo que quiera. Dejad de presionar a la gente para que se una a, porque al fin y al cabo lo son, vuestras sectas.
    Muchas gracias por la mención en el artículo, Chemi.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada que agradecer, Diego. Es la verdad. Por cierto que no estoy de acuerdo con alguna de tus opiniones, aunque evidentemente las respete. Como no parece éste el sitio más adecuado para debatirlas, ya las comentaremos si quieres cuando nos veamos. Un abrazo.

      Eliminar
  3. El problema es que igual que antes se era creyente, sin más planteamientos, simplemente porque era lo correcto y así tenía que ser, ahora la juventud no cree en nada porque en la mayoría de los casos nadie les ofrece la opción, no puedes creer en nada que ni tan siquiera conoces y nadie te ha explicado, y creo que es una pena privarles de ese conocimiento y capacidad de elección. Que no crean, pero con conocimiento de causa, y lo dice una agnóstica declarada

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho. Sobre todo esto :" La verdad es que el modelo que reciben los jóvenes de quienes teóricamente somos creyentes, no resulta atractivo en absoluto. Y no me refiero sólo a la relación que mantenemos con la Iglesia, institución sobre la que muchos coincidimos en que deja bastante que desear, sino también a la puesta en práctica de nuestra supuesta fe cuando nos relacionamos con los demás"
    Por cierto : gracias a dios soy atea :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Brujilla.
      Yo soy de los que nadan entre dos aguas sin terminar de definirse.

      Eliminar