Cita del día


CITA DEL DÍA: "Vota al hombre que promete menos. Será el que menos te decepcione" (William Mitchel Ramsay).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: Las botas mágicas (cuento)


martes, 31 de julio de 2012

La factura sin papel






Distinguido cliente:

Como es usted tan bestia que todavía no se ha dado cuenta de que la factura de papel que periódicamente le enviamos perjudica seriamente al medio ambiente, aquí estamos nosotros para redimirle. Hemos tomado en su nombre la decisión de pasar a mandársela por correo electrónico, por lo que le rogamos nos facilite una dirección a la mayor brevedad posible. No nos venga con el cuento de que no tiene ninguna abierta, porque vamos a pensar que es un embustero.

Si es tan retrógrado que desea tener su factura impresa, poco le  costará sacarla por su impresora. A nosotros el papel que usted gaste nos trae sin cuidado, porque el medio ambiente nos la sopla y lo que realmente queremos es ahorrarnos el coste de la carta.

En el caso de que a pesar de nuestros convincentes argumentos quiera seguir recibiéndola como hasta ahora, no dude en ponerse en contacto con nosotros a través de nuestro Teléfono de Atención al Palizas, en el que gustosamente le atenderemos. Si nuestras líneas están ocupadas aguante como un campeón escuchando la música que le pondremos a su costa, porque de alguna manera tenemos que resarcirnos de su falta de colaboración con nuestra economía.

Sin otro particular, aprovechamos la ocasión para porculizarle atentamente.


sábado, 28 de julio de 2012

Citas (141 a 150)



"Si lo que vas a decir no es más bonito que
el silencio, no lo digas" (Proverbio árabe).



Especial PROVERBIOS ÁRABES




141. “Quien no comprende una mirada, tampoco entenderá una larga explicación” (Proverbio árabe).


142. “Las cosas no valen por el tiempo que duran, sino por la huella que dejan” (Proverbio árabe).


143. "Quien quiere hacer algo encuentra un medio; quien no quiere hacer nada encuentra una excusa" (Proverbio árabe).


144. “El que dice todo lo que sabe, hace todo lo que puede, cree todo lo que oye y gasta todo lo que tiene, muchas veces: dice lo que no conviene, hace lo que no debe, juzga lo que no ve y gasta lo que no puede” (Proverbio árabe).


145. “La primera vez que me engañes, será culpa tuya; la segunda vez, la culpa será mía” (Proverbio árabe).


146. “Si un hombre te dice que pareces un camello, no le hagas caso; si te lo dicen dos, mírate al espejo” (Proverbio árabe).


147. “Es mejor encender una luz que maldecir la oscuridad” (Proverbio árabe).


148. “Me quejaba porque no podía comprarme zapatos, hasta que conocí a un hombre que no tenía pies” (Proverbio árabe).


149. “Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente, pero el presente es tuyo” (Proverbio árabe).


150. “El que no sabe que no sabe, es un necio; apártate de él. El que sabe que no sabe, es sencillo; instrúyelo. El que no sabe que sabe está dormido; despiértalo. El que sabe que sabe, es sabio; síguelo” (Proverbio árabe).


Citas (131 a 140)                                   Página principal                                   Citas (151 a 160)

miércoles, 25 de julio de 2012

Las novedades ortográficas de 2010






He estado mirando un poco más en profundidad las novedades ortográficas publicadas por la RAE a finales de 2010, porque hasta ahora me había limitado a echarles algún vistazo a través de resúmenes que había ido encontrando. AQUÍ las he localizado bastante bien explicadas. La mayoría de ellas me resultan coherentes, pero hay algunas a las que apetece no hacerles ni puñetero caso. Parece que como la ignorancia vuelve la espalda a la ortografía, tenga que ser la ortografía la que deba adaptarse a la ignorancia.

Puedo llegar a aceptar (con algún reparo) que se haya dado marcha atrás a la acentuación de los pronombres demostrativos (este, ese, aquel y sus correspondientes femeninos y plurales), por considerar que se estaba poniendo una tilde innecesaria para la correcta pronunciación por parte del hablante. El  argumento  sería impecable si el motivo por el que hasta ahora se acentuaban hubiera sido ese (sin acento), sin embargo todos sabemos que se hacía para distinguirlos de los adjetivos demostrativos. Dejémoslo en que es un cambio de criterio. La verdad es que yo hasta ahora no he querido darme por enterado.

Lo que ya no me  encaja en  absoluto es que se haya eliminado de un plumazo la tilde en palabras como  guion o truhan, argumentando que no existe uniformidad en su pronunciación por parte de los hablantes, incluso dando las bendiciones a que cada cual pueda seguir utilizándolas como le venga en gana. En este caso la tilde indicaba que se debía deshacer el diptongo y pronunciarlas como bisílabas, pero parece como si se hubiera tirado la toalla en la búsqueda de que nuestra lengua sea lo más homogénea posible.

Vienen a decirnos que llevamos muchos años haciendo el canelo por acentuar la conjunción disyuntiva o al ser escrita entre cifras, porque la letra o es distinta del número cero y porque entre las cifras y la letra debe haber una separación suficiente como para que no pueda confundirse 2 o 3 con 203. Con el mal que nos daban en el colegio con el dichoso acento, ahora resulta que lo poníamos por capricho.

Como  ahora se han dado cuenta de que existen los espacios, nos aconsejan que los utilicemos para agrupar los dígitos de tres en tres (124 000 en vez de 124.000). El punto nos lo recomiendan (mejor que la coma) para separar la parte decimal. Si no lo he entendido mal, de aquí puede salir más de un enfrentamiento. Si a mí me escriben que me van a pagar 2.500 euros espero que me den dos mil quinientos, porque si me dan dos y medio engancho a quien sea del pescuezo.

Al que fue tu marido ya puedes incorporarle la preposición ex sin separación (exmarido en vez de ex marido) siempre y cuando le fueras fiel, porque cuando hay que aplicarla a un nombre compuesto (como portador de cuernos) debe ponerse separada. Mucho más en este caso, en el que si se uniese a la primera palabra (exportador de cuernos) parecería que el susodicho hubiese convertido tu infidelidad en su profesión.

Por último decir que alucino con que se llame definitivamente zeta a nuestra última letra del abecedario (recalcando, además, que escribir ceta ya es incorrecto), sin tener en cuenta que escribir ze se considera falta en nuestra lengua. Al  final va a resultar que Leticia también tiene que escribirse con z.

domingo, 22 de julio de 2012

Diccionario en clave de humor (12)







Reinvención personal, en clave de humor, del significado de las palabras.



ENFERMUCHO. Enfermo  grave.
ENSALADA.  Hortaliza aderazada con más sal de la necesaria.
ENSAÑAR. Instruir con crueldad.
EPISTOLAR. Apuntar con una carta.
ESCLEROSIS. Enfermedad de los tejidos que padecen los sacerdotes.
ESCOBA. Es usted sublime, mi querido y nunca bien ponderado lector.
ESCOCER. Someter un  manjar a la acción del calor.
ESCOTILLA. ¿Quién? ¿quién?
ESCRIBANÍA. Nía.
ESCUADRA. Caballeriza en  forma de triángulo rectángulo.
ESCUADRAR. Hacer que coincidan los totales del debe y el haber.
ESCUPIDO. El dios del amor.
ESPARADRAPO. Pues gracias en su nombre. ¡Drapo, mira lo que te traen!
ESPIAR. Emitir algunas aves cierto sonido o voz.
ESTIMAR. Engañar.
Diccionario (11)                                     Página principal                                    Diccionario (13)

jueves, 19 de julio de 2012

El sentido de mi blog






Con mi despiste habitual, no me he enterado hasta esta madrugada del reto al que se habían apuntado varios blogueros colegas. El problema es que el día es hoy, 19 de julio. Como no tengo muchos reflejos había decidido dejarlo para mejor ocasión, pero esta mañana me han hecho unos pucheros y aquí me tienes dispuesto a hacer el ridículo. Luego dicen que no hacen lo que quieren con nosotros.


 
No fui a leerlo hasta esta madrugada,
por lo que había más que decidido
que mi respuesta fuera la callada.

Con esa idea me quedé dormido,
hasta que hoy a la niña Inmaculada
al saberlo la vi decepcionada
y pensé “Chema date por jodido”.

Y aquí me tienes apurando el día,
tratando de ofrecerte unas razones
que puedan parecer cosecha mía;

vas a encontrar muy buenas a montones
y que cualquier bloguero firmaría.


miércoles, 18 de julio de 2012

Citas (131 a 140)








131. "Vota al hombre que promete menos. Será el que menos te decepcione” (William Mitchel Ramsay).


132. "He aprendido que una vida no vale nada, pero también que nada vale una vida” (André Malraux).


133. “El ignorante afirma; el sabio duda y reflexiona” (Aristóteles).


134. “Cuando no se piensa lo que se dice es cuando se dice lo que se piensa” (Jacinto Benavente).


135. “El trabajo endulza siempre la vida, pero los dulces no le gustan a todo el mundo” (Víctor Hugo).


136. "Cree a aquellos que buscan la verdad; duda de los que la han encontrado” (André Gide).


137. “La perfección es muerte; la imperfección es el arte” (Manuel Vicent).


138. “Vivir es lo más raro de este mundo, pues la mayor parte de los hombres no hacemos otra cosa que existir” (Oscar Wilde).


139. “Establecemos reglas para los demás y excepciones para nosotros” (François de la Rochefoucauld).


140. “Si dices la verdad no tendrás que acordarte de nada” (Mark Twain).


Citas (121 a 130)                                  Página principal                                 Claves (141 a 150)

domingo, 15 de julio de 2012

El gitano Manuel








A pesar de ser el peor remunerado y al que más horas le dedicaba de cuantos trabajos he desempeñado en mi vida, fue también uno de los más gratificantes. Estuve durante algo más de un año de agente de asistencia en Ocaso. Mi labor consistía en atender a las familias, representando a la compañía, al producirse el fallecimiento de un asegurado. Cuando estaba de guardia podía ser llamado por mi central, a cualquier hora del día o de la noche, para comunicarme que me hiciera cargo de un servicio. Yo me ponía en contacto con la funeraria y acudíamos con el profesional de la misma al domicilio o al hospital, dependiendo dónde se encontrara la familia del difunto.

De los más de doscientos servicios que tuve que atender, los que más llamaron mi atención fueron los que correspondieron a familias de gitanos. A los payos nos da repelús pensar en estos sucesos y normalmente nos pillan absolutamente descolocados. A ellos, sin embargo, les coge más preparados. En el cementerio de Zaragoza, como seguramente ocurrirá en los de otras ciudades, casi todos los nichos bien ubicados que quedan libres terminan en sus manos. El motivo es que están continuamente allí, tanto para visitar y mimar las tumbas de sus difuntos como para tener previstas las que tengan que ocuparse en el futuro. Son mucho menos recatados que nosotros en sus manifestaciones de dolor y no suelen hacer uso del coche funerario dentro del recinto. En primer lugar porque consideran que para eso están los hombros de los seres queridos y en segundo porque el trayecto desde la capilla hasta el nicho, por lo que acabo de comentar, suele ser bastante corto.

En uno de los servicios en que tuve que atender a una familia gitana fue cuando conocí a Manuel. Era hijo del fallecido. Tengo que decir que las cosas no empezaron pintando demasiado bien para la integridad física del compañero de la funeraria y la mía. Sucedió que el difunto había tenido contratado durante unos años un seguro de lujo, pero para abaratar costes había cambiado a otro más sencillo. El caso es que o no se lo había comentado  a la familia o ésta decidió no darse por enterada. Total que conforme yo iba describiendo las coberturas a que tenían derecho, la docena de parientes que nos rodeaba iba negando con la cabeza. Hubo un momento en que miré por dónde íbamos a tener que salir corriendo, pero (en buena parte gracias a la intervención de Manuel) terminaron por aceptar lo que les decía y la sangre no llegó al río. Superado ese momento todo se desarrolló con absoluta armonía, tanto en la casa, como en el tanatorio, como en el funeral y el entierro.

Unos quince días después del fallecimiento, hay que quedar con un familiar para hacerle entrega de la documentación. El que se encargó fue Manuel, con el que ya había cogido una cierta confianza. Me agradeció lo bien que había estado todo y quiso demostrármelo contratando el mismo seguro que su padre. A decir verdad no llegó a pagar ni la primera prima, pero no vamos a ponernos puntillosos. El detalle ahí estuvo. 

La entrevista se desarrolló en un ambiente relajado. Como ninguno de los dos teníamos excesiva prisa, salieron a colación otros temas. Me enseño una citación que había recibido del juzgado y que no terminaba de entender. Efectivamente, le faltaba una referencia para identificar el asunto que la motivaba. Le dije que intentara ver si le aclaraban algo por teléfono y me respondió que no iba a ser capaz explicarse bien, por lo que me ofrecí a llamar en su nombre.
—¿Me harías ese favor?
—Si tú no tienes inconveniente, por ser un asunto personal, lo haría encantado.
—Tengo confianza en ti. Además no puede ser más que por un accidente que tuve con el coche, pero me quedaría más tranquilo si me lo confirmaran.

Llamé al juzgado y expliqué lo sucedido, aportando el dato de la suposición del interesado por si servía de ayuda. Me preguntaron mi relación con el titular y respondí que era amigo del mismo. Al parecer se trataba de otro asunto y así se lo hice saber a Manuel, el cual manifestó en voz alta que no había problema alguno en que me notificaran a mí lo que fuera. Así lo hicieron.
—Parece que al final no va a ser lo del coche, sino lo otro –le comenté un poco cortado al colgar el teléfono.
—¿Lo otro? No puede ser otra cosa. ¿Qué es lo otro?
—Seguramente se trata de un error, porque me han dicho algo de un atraco a mano armada.
—¿Todavía estamos con eso? La semana pasada le pagué la minuta al abogado, porque me dijo que ya estaba arreglado el asunto. Esta tarde sin falta iré a su despacho. Espero no tener que rajarlo.

No me lo pongas tan difícil jodío, pensé durante unos instantes; pero mientras tanto mi mente ya iba trabajando en adaptar la información recibida a la buena imagen que me había hecho de mi nuevo amigo. Sería injusto por mi parte negarle la presunción de inocencia sin saber lo que realmente había sucedido, ni siquiera si los tribunales habían juzgado. Y aun suponiendo que hubiera tenido algo que ver, estaba seguro de que el atraco había sido a un banco. No iba a ponerme en contra del sabio refranero, que dice claramente aquello de que “quien roba a un ladrón tiene cien años de perdón”. Si la sociedad había sido benévola con el Dioni, ¿no podía yo serlo con quien me había dado muestras de nobleza? Y con respecto al comportamiento de determinados abogados, para qué vamos a hablar. Los propios gitanos han enriquecido el recién citado refranero con esa maldición que dice: “Tengas pleitos y los ganes”. ¿Es de recibo engañar al cliente, diciéndole que todo está solucionado, para cobrarle la minuta?

Al despedirnos me dijo mirándome a los ojos que su casa era la mía y que no dudara en visitarle cuantas veces quisiera, porque allí nunca iba a faltarme un café preparado por una gitana canastera. Le manifesté mi agradecimiento y le dije sinceramente que había sido un placer haberle conocido. No iba a cambiar mi opinión sobre él por un quítame allá ese supuesto atraco. 

jueves, 12 de julio de 2012

Diccionario en clave de humor (11)





Reinvención personal, en clave de humor, del significado de las palabras.

DESEMPOLVAR. Utilizar métodos anticonceptivos.
DESEMPULGAR. Desenpulgar. Desvíes levemente la trayectoria del martillo hacia el clavo.
DISOLUTO. Hombre entregado a los vicios cuando todavía es reciente el fallecimiento de su esposa.
DIVORCIAR. Separar a los admiradores del divo.
DOCENTE. Profesor que no mete mano a sus alumnas.
DOLOR. Sentir o padecer abandono del desodorante.
DOMINICANO. Dícese del religioso de la orden de Santo Domingo cuando tiene el pelo blanco.
DOMINIO. Poder y facultad de usar y disponer del óxido plumboso-plúmbico.
DONAIRE. Ventosidad de respetable culo.
ECO. Repetición de un sonido a consecuencia de su reflexión en ciertas condiciones, condiciones, condiciones.
EFÍMERO. Pez acantopterigio de corta vida.
ELCHE. Famoso equipo de fútbol que ha dado su nombre a una bella ciudad alicantina.
ELEFANTA. Hembra de determinado mamífero proboscidio, que siente debilidad por  determinados refrescos de naranja y de limón.
EMULAR. Imitar las acciones de determinados cuadrúpedos.
ENCOLADURA. En determinado sitio y en determinadas circunstancias.


Diccionario (10)                                Página principal                                 Diccionario (12)

lunes, 9 de julio de 2012

Nosotros los pelirrojos







Comentaba el otro día mi vecina del blog de arriba que a su hija no le gustan las pecas. Suele haber un motivo para que a alguien no le gusten las pecas: tenerlas. El que ya no es exactamente igual es el inconveniente que cada uno de los poseedores de las mismas les encontramos. Seguramente la hija de mi vecina pensará, equivocadamente, que no  le favorecen. Cuando a su condición de mujer se une esa edad, esa melena pelirroja, esos ojos azules y esa  madre, no hay aditamento (incluidas las pecas) capaz de perturbar una belleza garantizada. Estoy seguro de que en su caso la realzan.

Al  portador de pecas que suscribe le afectaron de otra manera, aunque desde hace ya mucho tiempo puede convivir con ellas sin mayores problemas. No me estoy refiriendo siquiera a sus años mozos, en los que realmente no llegó a plantearse seriamente lo que podían influir en sus más que dudosos encantos faciales. El problema fue en su infancia, cuando su moflete era pellizcado brutal y reiteradamente por las señoras que le consideraban salao por el mero hecho de ser pecoso. Y entonces no había números de teléfono para poder denunciar ese tipo  de acosos.

En muchas ocasiones las pecas son uno de los síntomas de que eres pelirrojo. Como en el caso de la hija de mi vecina de blog. O como en el mío propio, aunque yo ya no pueda presentar la zona capilar como prueba definitiva. Con el paso del tiempo he ido recuperando la cabeza del pelo, hasta que he terminado por tomar la decisión de ampliar el área de afeitado y llevar el cráneo tan rapado como la cara. Calvo, pero honrado. Nadie podrá decir que me dejo el pelo largo para hacerme una cortinilla. Pero uno es peludo y el vello no le deja por embustero, además de un color de piel que aún habiéndose curtido con los años sigue tendiendo a lechoso. 

Es esa piel la principal dificultad con que nos encontramos los pelirrojos españoles para adaptarnos a un clima para el que no nacemos adecuadamente acondicionados. No era infrecuente que en las primeras noches de mis veranos infantiles, sobre todo en esa época en la que ya me había liberado un poco de las alas de una madre clueca, tuviera que dormir entre pañuelos de seda para poder soportar el roce de las sábanas. Ahora existen factores de protección, after sun y otros adelantos, pero uno pertenece a la generación de la nivea. Nivea para antes, nivea para durante y nivea para después. Y donde no llegaba la crema se hacía lo que se podía con los remedios caseros.

El hecho de que no dé el tipo de moreno español no implica que renuncie un ápice a mi orgullo de ser de aquí. Considerando que mis escasas dotes para el aprendizaje de idiomas las dediqué al francés, porque estudiaba en aquellos tiempos en los que se decía que la lengua de los gabachos podía ser más útil porque estaban más cerca, resulta que de inglés no sé ni palabra. También es culpa mía por no haberme buscado la vida después, pero ese es otro asunto. El caso es que las veces que me he relacionado con los ingleses yendo con amigos nacionales, se han dirigido a mí pensando que era uno de los suyos. Y no hay cosa que más me subleve, porque como buen español no puedo tragarlos por su prepotencia.

Yo soy pelirrojo por la gracia de Dios. Y no  lo digo  por estar especialmente orgulloso de serlo, sino  porque el Creador quiso hacer esa gracia conmigo. Mi padre era más moreno que la madre que me parió, que es castaña oscura. Entre esos dos pelajes se mueven mis hermanos. De pequeño se empeñaron en buscarme un tío lejano pelirrojo, hasta que se dieron cuenta de que había asumido con naturalidad mi condición de raro de la familia. En ningún momento  me cupo  la menor duda de nada. En primer lugar porque la honestidad de mi  madre es una de las pocas cosas por  las que pondría la mano en el fuego en este mundo. En segundo porque todavía soy de los que nacían en casa, lo que evita cualquier posibilidad de confusión o cambiazo. Además un día que estaba  mi padre  con el  brazo levantado  pude observar en su axila algunos pelos rojizos, entremezclados con los morenos. Desde entonces puedo presumir y presumo de haber salido al sobaco de mi progenitor.

viernes, 6 de julio de 2012

Citas (121 a 130)







121. "Un pintor es un hombre que pinta lo que vende. Un artista, en cambio, es un hombre que vende lo que pinta” (Picasso).


122. "La mejor fuente de información son las personas que han prometido no contárselo a nadie” (Marcel Mart).


123. “Hay tres clases de ignorancia: no saber lo que debiera saberse, saber mal lo que se sabe y saber lo que no debiera saberse” (François de la Rochefoucauld).


124. “El trabajo es el refugio de los que no tienen nada que hacer” (Oscar Wilde).


125. "Se puede confiar en las malas personas. No cambian jamás” (William Faulkner).


126. "El dinero no nos proporciona amigos, sino enemigos de mejor calidad” (Noël Coward).


127. "Todo el mundo quiere llegar a viejo, pero nadie quiere serlo” (Martin Held).


128. "Si no pudiesen contar sus enfermedades, muchos no estarían enfermos” (Santiago Russinyol).


129. "La vergüenza de confesar el primer error hace cometer muchos otros” (Jean de la Fontaine).


130. "La estupidez se coloca siempre en la primera fila, para ser vista. La inteligencia detrás, para poder ver” (Carmen Sylva).


Citas (111 a 120)                                   Página principal                                   Citas (131 a 140)

martes, 3 de julio de 2012

Mi programa informático en la GM






En Mis primeros pasos informáticos dejé pendiente mi experiencia con el programa DBase III Plus. He decidido contarla bajo este título tan discreto. Y realmente no estoy mintiendo, aunque también es verdad que no hay mayor mentira que una verdad a medias. Pero hoy estoy con el ego subido y no voy a cambiarlo. Fantasma que es uno.

Estaba trabajando yo por aquél entonces en una agencia de valores, perteneciente a un banco. Acababan de ponerse de moda los fondos de inversión, como una forma de diversificar riesgos y obtener al mismo tiempo beneficios fiscales. El banco informaba trimestralmente al cliente sobre la evolución del dinero que había invertido. Yo consideraba la información escasa, teniendo en cuenta que era un producto nuevo en el mercado. Decidí buscarme la vida por mi cuenta y me compré un libro para aprender a manejar el Dbase III Plus, con la idea de crear un programa que me permitiera ofrecer a mis clientes una información mensual paralela a la que ya recibían. Al principio me costó pero terminé familiarizándome más o menos con él, lo que me permitió llevar a cabo el plan previsto. Resultó más que compensado mi esfuerzo cuando recibí comentarios tan gratificantes como “Ya tenía ganas de recibir una información que se entendiera de un banco”.

Habiendo empezado por un programa relativamente complicado, todos los que hice después fueron como coser y cantar. El que es objeto de este escrito estuvo entre ellos. Un amigo de mi cuñado tiene encomendado un puesto de farmacia en la General Motors de Figueruelas. Le habían hecho un programa con Dbase III Plus para llevar el control de los medicamentos, pero le faltaba un detalle que podía facilitarle sensiblemente el trabajo. Había solicitado presupuesto para que se lo incorporaran, pero le pidieron el oro y el moro. Le dije que me dejara intentarlo. En una tarde le hice un sencillo programa nuevo, con todo lo que necesitaba y por supuesto gratis. No hace mucho tiempo (veinte años después) me lo encontré y me dijo que seguía utilizándolo, a pesar de que en muchas ocasiones los alemanes habían intentado cambiárselo por otros mucho más actuales.

Yo no he dicho en ningún  momento que mi programa fuera decisivo en el funcionamiento de la GM. Simplemente me he limitado a comentar que allí hay un programa mío y no he mentido. Además lleva funcionando más de veinte años.