Cita del día



CITA DEL DÍA: “El secreto de un matrimonio feliz es perdonarse mutuamente el haberse casado” (Sacha Guitry).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: La novia del ordenador


lunes, 29 de octubre de 2012

Mi fiel amiga la radio







Desde niño me sedujo su funcionamiento. La magia de que pudiera llegar a un aparato que tenías en casa, sin cables de por medio, por obra y gracia de las ondas, la voz de alguien que estaba muy lejos.

Creo que fue Matilde Perico y Periquín el primer programa que seguí con una cierta asiduidad. Recuerdo también que en las Navidades estaba Pinzón, un pájaro hijo de puta que se chivaba a los Reyes Magos de las cosas malas que hacían los niños para que les dejaran carbón. Fueron mis primeros pasos, pero entonces todavía no  llegué a engancharme. Dependía de una radio ubicada en el cuarto de estar, que no estaba vedado a los peques pero era más territorio de adultos. 

La aplicación de las pilas iba a ser muy importante para su expansión. Yo lo descubrí a través del transistor de tía Pilarín, la maestra, que venía a pasar con nosotros unos días de sus vacaciones. Ya no tenías que ir tú a la radio, sino que era la radio la que te acompañaba allá donde fueras. A la sombra de un tamarindo, con todos los sobrinos alrededor, esperando entre canciones que llegara el extracto de La ciudad no es para mí, de Paco Martínez Soria. Desde entonces tuve la certeza de que ese invento iba a aportarme muchos momentos de compañía en mi vida.

Todavía tendría que producirse un abaratamiento en el precio para que la nueva radio pudiera alcanzar definitivamente su popularización. Un transistor no era entonces un aparato asequible al bolsillo de unos Reyes Magos que tenían que comprar juguetes para seis hermanos más. Ni se me ocurrió pedirlo todavía. Sin embargo me habló mi padre de la radio galena y esos fueron mis primeros pinitos con un aparato en propiedad. Un cable a tierra a través del radiador y otro de antena al jergón de la cama, que ampliaba haciéndola extensiva a los de mis dos hermanos que dormían a mi derecha. Unos auriculares me permitían escuchar relativamente bien  una emisora. Pero la ilusión duró el tiempo que me llevó asumir el misterio, porque el sistema resultaba bastante incómodo.

Con el paso del  tiempo  los  precios fueron  bajando. Me consta sin embargo que aquél  año los Reyes, conscientes de lo que para mí significaba, hicieron un esfuerzo. Tenía quince años cuando  estrené mi primer transistor, un  Lavis rojo con funda de plástico negra. Creo que ha sido el regalo más deseado de cuantos me han hecho en  mi vida. Desde entonces no me he separado  de la radio.

La televisión  ya llevaba unos años funcionando y enseguida salieron los agoreros, empeñados en darle la extremaunción al aparato del que sólo salían sonidos. Mientras tanto la radio se hacía accesible a más bolsillos y se iba ubicando en más lugares. El invento de las imágenes requería atención en exclusiva, mientras que el de los sonidos era compatible con casi todas las actividades de la vida.

El tiempo ha dado la razón a quienes decían que había mercado  para ambas. La proliferación de emisoras y canales es la  prueba más concluyente. Sin embargo la evolución de una y otra ha sido, a mi modo de ver, totalmente contrapuesta. Mientras la competencia ha sido el acicate que ha impulsado a las radios a mejorar la calidad, las televisiones han optado por igualarse en la mediocridad.

Larga vida para  la radio, mi fiel e inseparable amiga.

lunes, 22 de octubre de 2012

Diccionario en clave de humor (19)






Reinvención personal, en clave de humor, del significado de las palabras.



MOTEL. Albergue de carretera para el mospedaje de los viajeros.
MUESTRA. Promombre posesivo fememimo de la primera persoma.
MULADAR. Regalar una mula.
MULETA. Mamífero híbrido,  producto del cruzamiento de asnete y yegüeta o de caballete y asneta.
MULILLAS. Animales empleados para el arrastre de los torillos.
MULTIPLICAR. Cerrar y sellar muchos sobres.
MUÑECA. Articulación de la mano con el  antebrazo en las figurillas de mujer que sirven  de  juguete a las niñas.
MURCIÉLAGO. Quiróptero natural de Murcia.
MUSCULOSO. Que tiene los glúteos muy desarrollados.
NADAR. Mantenerse sumergido  en el agua sin avanzar en absoluto.
NANA. Símbolo químico del  sodiosodio.
NASA. Arte de pesca de cuatro letras.
NAUSEABUNDA. Náusea frecuente.
NOVENA. Novená. Invidente.
OMEGA. Letra del alfabeto suizo.

Diccionario (18)                                     Página principal                                    Diccionario (20)

jueves, 18 de octubre de 2012

La corneja Ruperta







Seguramente hubiera llegado su madre a darle de comer, pero nosotros la vimos hambrienta en el nido y decidimos adoptarla. Fue la mascota más original de cuantas tuvimos mis hermanos y yo en aquellos primeros años de nuestras vidas.

Nos informamos sobre la forma en que podíamos alimentarla y nuestros desvelos resultaron eficaces. Fue creciendo en tamaño y sabiduría. Se hizo tan fiel compañera como lo eran los propios perros. Incluso éstos se acostumbraron a verla como una más del grupo. Unos ratos andando y otros con pequeños vuelos para recuperar el terreno perdido, nos acompañaba en todas nuestras andanzas. Solamente había que tomar dos precauciones: una porque le volvían loca los objetos brillantes y la otra por sus manifestaciones de cariño.

Si se te caía un llavero o cualquier otro objeto que brillase y no estabas atento para recogerlo enseguida, se te adelantaba con unos reflejos increíbles y se lo llevaba volando al tejado más próximo. Desde allí te miraba orgullosa con su trofeo en el pico y juraría que se reía para sus adentros cuando le mentabas a sus muertos. Había que esperar a que se cansase del juego, vigilando por si cambiaba de sitio. Si tenías la suerte de que dejaba caer el objeto al suelo lo recogías, pero si no había que ir a hacerse con una escalera.

Le encantaba posarse sobre tu hombro y a ti que lo hiciera. El único problema era que cuando le entraba un apretón afectivo quería demostrártelo picoteando tu oreja. Como el pico de las cornejas es muy consistente, en alguna ocasión terminabas con el recuerdo de un punto de sangre.

Nunca se me hubiera ocurrido pensar que un animal pudiera tener sentido del humor o le gustase hacer bromas. Lo más parecido a eso lo observé frecuentemente en Ruperta. Ya tenía conocimiento de la facilidad de los córvidos para imitar sonidos, pero pude comprobarlo cuando la oí ladrar. Poniéndose a buen recaudo en  el  tejado de las perreras, vacilaba a los perros intercambiando ladridos con ellos. Se convirtió en una de sus aficiones favoritas, porque se daba cuenta de que los sacaba de sus casillas.

Jamás sintió curiosidad por las bandadas de sus congéneres a pesar de que una de ellas, curiosamente capitaneada por un ejemplar albino, frecuentaba nuestros alrededores.

Al principio estuvimos preocupados por su futuro cuando se nos terminaran las vacaciones. Aunque se había acostumbrado a comer invertebrados y granos del suelo como cualquier otro representante de su especie, lo cierto es que nosotros estábamos pendientes de que no le faltara de nada. Además se había vuelto demasiado confiada y hacía buenas migas con el primero que llegaba. Al final el problema lo solucionó ella sola, haciendo cambiar de opinión a los que empezaron viéndola como un siniestro pájaro negro y terminaron con el corazón conquistado por su simpatía. Quienes vivían allí todo el año asumieron encantados su cuidado en nuestra ausencia.

Un día desapareció y no volvimos a saber de ella. Antes de hacernos a la idea de que un hipotético cazador de gatillo sensible y presas fáciles hubiese podido acabar con su vida, preferimos pensar que había sido llamada por la Madre Naturaleza y un apuesto cornejo se había cruzado en su camino.

lunes, 15 de octubre de 2012

Citas (201 a 210)







201. “A menudo encontramos nuestro destino por los caminos que tomamos para evitarlo” (Jean de la Fontaine).


202. “Todo necio confunde valor y precio” (Antonio Machado).


203. “Cuanto más conozco a la gente, más quiero a mi perro” (Diógenes).


204. “Cuando uno no vive como piensa, acaba pensando como vive” (Gabriel Marcel).


205. “El que chismorrea contigo de los defectos ajenos, chismorrea con otros de los tuyos” (Denis Diderot).


206. “La disciplina sin libertad es tiranía; la libertad sin disciplina es caos” (Cullen Hightower).


207. “La dictadura es el sistema de gobierno en el que lo que no está prohibido es obligatorio” (Enrique Jardiel Poncela).


208. “Menos malo es agitarse en la duda que descansar en el error” (Alessandro Manzini).


209. “El pueblo que valora sus privilegios por encima de sus principios, pronto pierde unos y otros” (Dwigth David Eisenhower).


210. “Cuando nuestros sueños se han cumplido es cuando comprendemos la riqueza de nuestra imaginación y la pobreza de la realidad” (Ninon de Lenclos).


Citas (191 a 200)                                   Página principal                                   Citas (211 a 220)

viernes, 12 de octubre de 2012

Día de la Hispanidad






Desde la ciudad de la Basílica de Nuestra Señora del Pilar






Feliz Día de la Hispanidad a todos los hablantes de la bendita lengua que nos une y de manera muy especial a las mujeres que llevan el nombre de su Patrona.






Zaragoza, 12 de octubre de 2012


martes, 9 de octubre de 2012

Diccionario en clave de humor (18)





Reinvención personal, en clave de humor, del significado de las palabras.



MESÓN. Mesa grande.
METEORO. Exportador.
MICHINO. Vocablo con que determinadas mujeres orientales se dirigen al ser amado.
MIL. Mil cuarenta y nueve.
MINUTA. Periodo de tiempo  equivalente a sesenta segundas.
MITOLÓGICO. Fábula alegórica, consecuencia natural de ciertos antecedentes.
MNEMOTECNIA. Arte de fomentar la mnemoria.
MÓDICO. Galeno de moderada factura. (Especie en peligro de extinción).
MOLECULAR. Señora gorda sin faja.
MOSCOVITA.  Insecto ruso.


NOTA. A una de mis más fieles y apreciadas seguidoras le parecían ofensivas las definiciones referentes a los moros que había puesto en esta entrada. Huelga decir que nuestros criterios no coinciden en absoluto, porque de haber sido así no las hubiera incluído. No obstante, por el respeto que  me merece su persona, he decidido pasar por su opinión y quitarlas. Si alguien más se ha sentido molesto durante el tiempo que han estado publicadas, le pido disculpas.

Diccionario (17)                                     Página principal                                    Diccionario (19)

viernes, 5 de octubre de 2012

Veinte años separados






Parece que fue ayer y ya va para veinte años. La verdad es que lo hicimos de manera ejemplar. De mutuo acuerdo. Sin rencores. Hubo un amago dos años antes, pero terminaron pesando los recuerdos. Volvimos cuando aún no habían transcurrido seis meses, pero nos dimos cuenta enseguida de que lo nuestro estaba más que sentenciado. Se había perdido la ilusión de los primeros años. La costumbre era un argumento demasiado frágil para seguir dándole consistencia a nuestra unión. Todo lo que fuera prolongarla demasiado iba a ser perjudicial para que pudiéramos terminar como los buenos amigos que somos actualmente.

Nunca he sido precursor de nada y mucho menos lo fui de niño. Todos mis compañeros del equipo hablaban de sus experiencias, mientras yo seguía manteniendo que lo único importante en esta vida era jugar al fútbol. Llegó un momento  en que la situación se hizo insostenible, porque tampoco quería que pensaran que era marica.

Mi relación contigo fue egoísta desde el principio, porque te utilicé para reafirmarme como macho cuando todavía no habías empezado a gustarme. Aunque nuestras primeras prácticas no  fueron demasiado satisfactorias sí que me sirvieron para salir airoso en las conversaciones de vestuario, antes de que fuéramos a encontrarnos con nuestros padres que venían a buscarnos. Me adornaba todo lo que podía, como  supongo harían también mis colegas.

Estaba cantado que tú y yo íbamos a terminar formalizando relaciones. A ti parecía venirte bien cualquier cosa que sucediera con nosotros, por lo que dejabas que fuera yo el que decidiera al respecto. Mis incertidumbres del principio se fueron disipando, hasta que llegamos a hacernos inseparables. Todo fue mucho más sencillo cuando dejamos de depender de nuestros progenitores para desplazarnos. Vosotras pudisteis incorporaros al grupo de amigos y a nuestros planes. Sin embargo, cuando llegaba a casa, te echaba en falta continuamente. Por eso recuerdo con especial ilusión el día en que mi padre, poniéndose trascendente, me dijo que sabía de nuestra relación y que podía llevarte siempre que quisiera.

Compartí contigo mis veinticinco años más felices. El plan más atractivo carecía de sentido si tú no estabas a mi lado. No entendí el significado del verbo necesitar hasta que entraste en mi vida. Y hasta que saliste. Al principio fue duro, aunque me ayudara el convencimiento de que la decisión tomada había sido la correcta. Aún así no he dejado de pensar en ti un solo día de estos veinte años. Al principio con verdadera añoranza. Ahora ya con la serenidad que da el paso del tiempo.

Tengo que contártelo, aunque entenderé si me mandas a la mierda. Llevo pensándolo desde hace bastante tiempo. Todavía es demasiado pronto, pero me gustaría compartir contigo los últimos años de mi vida. Cuando ya no vayan a acusarte de hacerme daño ni a mí de irresponsable, porque unos meses de más o  de menos ya no tengan importancia. Cuando pueda entregarme a ti sin complejos, mi amada cajetilla de tabaco.

lunes, 1 de octubre de 2012

Citas (191 a 200)







191. “No necesito amigos que cambien cuando yo cambio y asientan cuando yo asiento. Mi sombra lo hace mucho mejor” (Plutarco).


192. “Las batallas contra las mujeres son las únicas que se ganan huyendo” (Napoleón).


193. “Algunas personas nunca aprenden nada, porque todo lo comprenden demasiado pronto” (Alexander Pope).


194. “Algo malo debe tener el trabajo, o los ricos ya lo habrían acaparado” (Mario Moreno, “Cantinflas”).


195. “A veces sucede así en la vida: cuando son los caballos los que han trabajado, es el cochero el que recibe la propina” (Daphne du Maurier).


196. “Es inútil. No me hacen caso” (Dios).


197. “Cuando en el mundo aparece un verdadero genio, puede reconocérsele por este signo: todos los necios se conjuran contra él” (John Kennedy Toole).


198. “¿Conoces esa mirada que tienen las mujeres cuando quieren sexo? Yo tampoco” (Steve Martin).


199. “¡Qué desagradable resulta caerle bien a la gente que te cae mal!” (Jaume Perich).


200. “El político debe ser capaz de predecir lo que va a pasar mañana, el mes próximo y el año que viene, y de explicar después por qué no ha ocurrido” (Winston Churchill).


Citas (181 a 190)                                   Página principal                                   Citas (201 a 210)