Cita del día



CITA DEL DÍA: "Un acto de justicia permite cerrar el capítulo; un acto de venganza escribe un capítulo nuevo" (Marilyn vos Savant).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: Manolo y Maruja (cuento)


lunes, 27 de mayo de 2013

Los listos de siempre






Dijeron que con vacunas
nuestra vida peligraba
y que con los rayos X
la ciencia nos estafaba.

Que donde hubiese un caballo
el coche nada pintaba
y que habiendo mensajeros
el teléfono sobraba.

Que el invento de la tele
a la radio apuntillaba
y que de la caja tonta
la gente pronto se hartaba.

Que al ordenador de Houston
con 100 megas le bastaba
y que una computadora
en un hogar no encajaba.

Con el efecto 2000
el siglo mal empezaba
y al final quedó la cosa
tal y como antes estaba.

Desde que han vaticinado
que este Planeta se acaba
pasando grandes calores
y faltándonos el agua,
tenemos embalses llenos
y primaveras nevadas.

A ver, no nos engañemos,
personas muy preparadas
nos dicen desde hace tiempo
que hacemos muchas burradas.
Siguiendo sus instrucciones
deberíamos evitarlas,
mas no por los argumentos
de algunos tontos del haba
que aleccionan sin tener
ni puta idea de nada.


sábado, 18 de mayo de 2013

Citas (341 a 350)






Especial MATRIMONIO (2/2)




341. “Cuando una chica se casa cambia la atención de muchos hombres por la desatención de uno solo” (Helen Rowland).


342. “Nunca estarás felizmente casado con alguien hasta que no te divorcies de una parte de ti mismo” (Jerry McCant).


343. “El amor abre el paréntesis; el matrimonio lo cierra” (Victor Hugo)


344. “Es curioso este juego del matrimonio. La mujer tiene siempre las mejores cartas y siempre pierde la partida” (Oscar Wilde).


345. “La mejor base para un matrimonio feliz es la mutua incomprensión” (Oscar Wilde).


346. “El  matrimonio es al amor lo que el vinagre al vino” (George Gordon Byron).


347. “Antes de poner en duda el buen juicio de tu mujer, fíjate con quien se ha casado” (Proverbio egipcio).


348. “El amor es física, el matrimonio química” (Alejandro Dumas hijo).


349. “Mi consejo es que te cases. Si encuentras una buena esposa serás feliz; si no, te harás filósofo” (Sócrates).


350. “Ten tus ojos bien abiertos antes del matrimonio; y medio cerrados después de él” (Benjamin Franklin).


Citas (331 a 340)                                    Página principal                                  Citas (351 a 360)

lunes, 13 de mayo de 2013

Diccionario en clave de humor (32)





Reinvención personal, en clave de humor, del significado de las palabras.


BAUTISMO. Sacramento por el cual se confiere el carácter de cristianas a las personas que se repliegan patológicamente sobre sí mismas.
BLANQUILLO. Lugar donde se sientan los jugadores reservas y entrenadores de los equipos que visten de blanco.
CASTRENSE. Invitación a dejarse los testículos en el desempeño de la profesión militar.
CÓNYUGE. Forma correcta de decir "cónyugue".
CUERDA. Soga para atar o ahorcar a las personas que están en su juicio.
DISPUTA. Discusión de prostitutas.
DIURNA. Arca en que se depositan números o papeletas antes de anochecer.
ESTUDIANTES. Expresión dirigida a quien estudia, instándole a no dejar la preparación de los exámenes para el último día.
EXTRAVAGANCIA. Pereza absoluta.
LENTILLA. Disco pequeño para corregir pausadamente los defectos de refracción del ojillo.
LIMADURA. Lima. La dureza se sobrentiende.
ÓSCULO. Beso de respeto o afecto en las nalgas.
PARTIR. Dividir el momento de empezar a caminar en dos o más partes.
SALPICAR. Convertir la sal gorda en  sal de mesa.

VERSADO. Que tiene conocimientos y experiencia en la medida, estructura y combinación de los versos.

Diccionario (31)                                     Página principal                                    Diccionario (33)

miércoles, 8 de mayo de 2013

Nada menos que mi familia







"La riqueza de un hombre no se mide por las cosas que posee, sino por aquéllas que no cambiaría por dinero" (Anónimo).



Habrá que remontarse más de setenta años para coger la historia en sus comienzos. Un niño de catorce y una niña que no llega a los trece estrenan su adolescencia sintiendo el uno por el otro las primeras mariposas en el estómago. Se hacen novios, entre las risas y los jocosos comentarios de sus mayores: "Cosas de críos; ya se les pasará". Doce años después, en presencia del primo cura del novio como intermediario, las respectivas familias que ya no pueden negarse a la evidencia y un montón de amigos, confirman ante Dios su tozudez, dándose el "sí quiero" con el firme propósito de que sea para siempre. Con esos sólidos cimientos, dedican la siguiente década a levantar las siete plantas de su edificio: cuatro chicas y tres chicos. Poco más de nueve años entre la mayor y la pequeña. Dedicación exclusiva a sacarlos adelante, sin querer dar en ningún momento la sensación de estar haciendo un sacrificio. De estar renunciando a disfrutar de la vida en sus mejores años. De ser unos padres excepcionales.

Una casa de familia numerosa a la que todo el mundo acude, porque el ambiente está garantizado. Los inquilinos habituales no parecen encontrarse tampoco a disgusto, porque cuando la mayor ha  sobrepasado la treintena todavía no ha habido nadie que haya hecho mención de independizarse. De repente, como si se abriera la veda, en dos años se casan cuatro. Los tres restantes, más sensatos, deciden que no se les puede hacer eso a unos padres acostumbrados a vivir rodeados de hijos. Dos de ellos aguantan algún tiempo, pero terminan dejándome tirado.

Empiezan a venir nietos, hasta nueve. Los cuatro primeros todavía llegan a conocer al abuelo, al que una enfermedad nos arrebata cuando todavía no ha cumplido los setenta. Efectivamente, tiene que ser la hija de puta de la guadaña la que separe a aquellos dos adolescentes de cuyo incombustible amor solo ellos estaban convencidos. El paso del tiempo va recomponiendo la herida familiar, sustituyéndola por una cicatriz hecha a base de imborrables ejemplos y recuerdos. La vida sigue.

Si tomamos un día (pongamos el 20), de un mes (pongamos abril), de un año (nos vale el presente), nos encontramos con que una de las siete plantas del edificio (pongamos la tercera) cumple años (no pongamos nada). Siempre le ha preocupado más dejar de cumplirlos pero, como  los cambios de decena le hacen pensar un poco (y es el caso), ha decidido mirar para otro lado y silbar. A lo sumo invitar al aperitivo a dos de las hermanas de fuera, que han aprovechado el fin de semana para venir con sus familias a darse una vuelta por la abuela. Y así se hace. Alguien propone cambiar de sitio para tomar la última, antes de ir a casa a comer.

¿Para qué coño tenemos que bajar las escaleras, si el bar está arriba? Resulta que abajo hay un comedor. Y allí me los encuentro a todos, cantando  el  cumpleaños feliz. Y al decir a todos, quiero decir A TODOS. A los que viven en Zaragoza y a los que viven fuera. A los que ya venían conmigo y a los que se han incorporado a traición. A esa MADRE, con mayúsculas, que a sus ochenta y siete años todavía me sigue dando mucho más que yo a ella. A esos seis cabrones de hermanos, que me han tenido engañado hasta el final. A esos cuñados, cuya integración en la familia ha sido decisiva para que podamos seguir siendo una piña. A esos sobrinos, dos de ellos ahijados, a los que tanto quiero. Y a Ariadna, el primer eslabón de una nueva generación, que sigue creciendo a marchas forzadas en la barriga de su madre. Si alguien osa decir que no le gusta un nombre tan precioso, además de demostrar un pésimo gusto, tendrá que vérselas conmigo.

Mi hermana la pequeña lee unos emotivos versos, ensalzando las cualidades de un señor que no conozco y que al final resulto ser yo. Cosas del amor fraternal. Uno de mis sobrinos ha aplicado sus conocimientos e invertido su tiempo en la creación de un CD (putas siglas), con entrañables fotos familiares acompañadas de música. Todos han escotado para regalarme un ordenador último modelo, con pantalla panorámica. Y después de todo aún se disculpan por el mal rato que dicen haberme hecho pasar, conociendo mi poco afán de protagonismo.

Seguramente no me creeríais si os digo que yo, tan preocupado como estaba de apretar los dientes para no dar rienda suelta a mis emociones, creo que no les di ni las gracias.  Mucho menos les dije lo mucho que les quiero. Como sé que alguno de ellos me sigue por aquí, sirva esta entrada para reparar en parte mi falta.

Hay gente, tan poco afortunada, que tiene que conformarse con tener dinero. Yo, sin embargo, tengo a mi familia.

sábado, 4 de mayo de 2013

Citas (331 a 340)




  

Especial MATRIMONIO (1/2)




331. “Algunos matrimonios acaban bien; otros duran toda la vida” (Woody Allen).


332. “El matrimonio es la principal causa de divorcio” (Groucho Marx).


333. “El amor es una locura temporal que se cura con el matrimonio” (Ambrose Bierce).


334. “Estar casado es como hacer girar un bastón, dar volteretas sobre las manos o comer con palillos. Parece fácil hasta que uno lo intenta” (Helen Rowland).


335. “El secreto de un matrimonio feliz es perdonarse mutuamente el haberse casado” (Sacha Guitry).


336. “El mejor matrimonio sería aquél que reuniese a una mujer ciega con un marido sordo” (Molière).


337. “El matrimonio es tratar de solucionar entre los dos problemas que nunca hubieran surgido al estar solo” (Eddy Cantor).


338. “El amor es ciego, pero el matrimonio le devuelve la vista” (Georg Christoph Lichtenberg).


339. “El matrimonio acaba muchas locuras cortas con una larga estupidez” (Friedrich Wilhelm Nietzsche).


340. “¿Por qué una mujer se pasa diez años intentando cambiar los hábitos de su esposo y después se queja de que no es el mismo hombre con el que se casó?” (Barbra Streisand).


Citas (321 a 330)                                   Página principal                                   Citas (341 a 350)