Cita del día



CITA DEL DÍA: "El cielo se gana por favores. Si fuera por méritos, usted se quedaría afuera y su perro entraría" (Mark Twain).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: Peter Pan (cuento)


sábado, 29 de agosto de 2015

Caperucita Roja (cuento)






Pronto olvidó Caperucita los consejos de su madre, cuando salió hacia casa de su abuelita con una cesta de comida colgada en el brazo. Quería regalarle por su cuenta un ramo de flores y, busca que busca, se fue internando en la zona peligrosa del bosque casi sin darse cuenta. El movimiento de unas ramas le hizo volver a la realidad. A continuación escuchó el ruido de una detonación y sintió un fuerte calor en el pecho.

Era el mejor momento del día. Todas las noches después de cenar, antes de que se quedara dormida en sus brazos al calor de la lumbre, Mariano disfrutaba narrando a su pequeña hija anécdotas de las que él había sido protagonista a lo largo de su vida. Hoy tocaba la arriesgada cacería de aquella lobita de caperuza roja, cuya piel estaba puesta como trofeo en la chimenea.


27 comentarios:

  1. Ay noooo!

    Jajaja

    Te ha quedado redondo!

    =)))

    ResponderEliminar
  2. Mon Dieu! Has logrado un final terrorífico. Se me ha encogido el corazón en el pecho. Fijo que no podré pegar ojo en toda la noche. Es más, estaré en la cama con la sábana hasta los ojos, y la mente acosada por imágenes pavorosos de personajes que desollan a inocentes criaturas. Eso si no me da por abrir armarios y mirar bajo la cama…
    Una vez más te felicito por tu talento. Tu versión es muy buena y real como la vida misma. ¡Cuántos depredadores se ocultan bajo una falsa apariencia de normalidad, siempre al acecho!
    Bueno, me voy a la cama. A ver qué pasa.
    Un fuerte abrazo, Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay! A mí también se me encogió el corazón. Muy bueno el texto, pero pobre Caperucita :P

      Eliminar
    2. A veces es conveniente poner el objetivo en el otro lado. También en el del rebaño de ovejas a las que un lobo ha causado unas cuantas bajas para comerse solamente una, pero en este caso le tocaba a Mariano..
      Besos a las dos.

      Eliminar
  3. Y supongo que la cabeza disecada servía de base para una lámpara...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, pero le pusieron la bombilla demasiado cerca y se les socarró. Estuvo a punto de provocar un incendio vengador del lobicidio.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Menos mal que no fué mi tio, odio a los cazadores !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu tío nunca hubiera matado un ejemplar que no fuera adulto.

      Eliminar
  5. Uffff. Qué gore. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Niña, no te rías, que es de llorarrrrrrrr. XD.
      Besos.

      Eliminar
  6. una versión que da bastante miedo.
    Espero el siguiente cuento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy la primicia. El miércoles, a las 18 horas, "La Cenicienta".
      Saludos, Karin.

      Eliminar
  7. ...si la detonación fue en el pecho, la piel expuesta daría la espalda.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpa, pero no te pillo. Debo estar espeso.
      Saludos, Tomae.

      Eliminar
  8. Muy triste este cuento, pobre caperucita y que malvado el tal Mariano, porque será que me es conocido ese nombre jjj. La versión es actual, hay mucho cazador disfrazado de padre de familia que hace verdaderas barbaridades.
    Besos Chema y esperaremos por el próximo cuento.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si lo dirás por el actual presidente del gobierno español, pero la verdad es que no había pensado en él ni en nadie en concreto. Es un nombre que siempre me hizo gracias, sobre todo desde que Forges llamara así a un perro.
      Mañana (miércoles a las 18 horas) tienes el siguiente: "La Cenicienta". No tiene nada que ver con este.
      Besos, Puri.

      Eliminar
  9. Pues me parece genial. No todos los cuentos tienen porqué acabar bien, y el de Caperucita necesitaba otros cambios y aires.

    Abrazo Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que no. Ni siempre los buenos tienen que ser humanos y los malos animales.
      Bienvenido, Rafa. Se te echaba en falta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Una reinvención de un clásico infantil, o no tan infantil?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. ¡Ay pobre caperuza! Bueno, de todos los cuentos de princesas, Caperuza Roja es el que menos me gusta y además ni es princesa pero tampoco me gustó que haya muerto de un balazo y terminar siendo trofeo de cacería.

    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este no se lo contamos a la Bella, que es muy triste.
      Besos.

      Eliminar
  12. Solo espero que la pequeña hija se habría quedado dormida antes de llegar a ese truculento final que descoloca al lector por lo inesperado.
    Interesantísima colección de cuentos que has ido publicando.
    Besos Chema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Empecé con uno y parece que he encontrado filón para no tener que discurrir demasiado los temas de mis entradas. El diccionario ya no me da mucho más de sí y hay que buscar otros recursos.
      Besos.

      Eliminar
  13. Por Dios!!! Qué maldad, jajajaja. Pobre niña.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Simplemente es un cuento más realista que el auténtico.
      Besos.

      Eliminar