Cita del día



CITA DEL DÍA: “Todos mienten pero no importa, porque nadie escucha” (Arthur Bloch).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: La dichosa cola


jueves, 15 de octubre de 2015

Los músicos de Bremen (cuento)






Un burro, que cargaba sacos sin descanso en un molino, se marchó de su casa cuando se dio cuenta de que el ingrato de su amo, al observar que había perdido facultades como consecuencia de su vejez, iba a pagarle su trabajo de tantos años sacrificándolo. Tomó la determinación de afincarse en Bremen para ganarse la vida como músico callejero. En el camino se encontró con un perro, al que iba a sucederle lo mismo porque ya no servía para cazar. Le invitó a unirse a él para hacer un dúo y aceptó encantado. Parecido ocurrió con un gato y con un gallo, por lo que decidieron formar un cuarteto. Como la ciudad estaba demasiado lejana para hacer el trayecto en una jornada, se les echó la noche encima y buscaron en el bosque algún lugar donde cobijarse. Enseguida vieron la luz de una casa y se acercaron a ella. Por la ventana observaron a una anciana que estaba sacando comida de una cesta para cenar. Desfallecidos como se encontraban, porque llevaban todo el día sin probar bocado, llamaron a la puerta. Cuando les abrió le cocearon, mordieron, arañaron y picaron, dejándola fuera medio muerta para quedarse de okupas. Un lobo que pasaba por allí se la comió. Su nieta lloraba desconsolada en el funeral, porque por culpa del luto le habían hecho teñir de negro su preciosa caperuza roja.


52 comentarios:

  1. Faltan los antidisturbios pegando palos a los ocupas, y que se llevaran detenida a Caperucita por alterar el orden publico y antisistema.

    Abrazo Macondo.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Yo también he tenido la duda y lo he mirado en el diccionario de la RAE. Es "okupas". "Ocupas" no viene.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. "Okupas" se escribe con K por solidaridda con la letra más marginada del abecedario español, la que no tiene derechos, a la que se le ha vaciado de contenido porque otras prepotentes como la C y la Qu, van presumiendo de una identidad fonética que no les pertenece. La K es rebelde con causa y por eso estaba en todos los panfletos, en los graffitis y en los circuitos marginales de comunicación. El grupo oKupas fueron los que iniciaron ese movimiento en España.

      Eliminar
    3. El euskera la reivindica, ¿no?

      Eliminar
  3. Jopé. Los cuentos en tus manos se nutren de leyendas urbanas. Broma. Pobre caperucita, esos animales domésticos son más peligrosos que un lobo feroz de cunto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre la abuela. Caperucita al fin y al cabo solo tiene que ponerse luto.
      Un abrazo, Albada.

      Eliminar
  4. Okupas, personas que avasallan un lugar y quedarse de dueños.
    ¿Porque esa persona tiene que vestir de luto, si ella no tuvo que ver nada con su muerte?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El luto lo llevan los seres queridos de los difuntos, no sus verdugos.

      Eliminar
    2. El luto se lleva en el corazon y no en la vestimenta

      Eliminar
    3. Está claro que la nieta no lo llevaba en el corazón.

      Eliminar
  5. Pobres animales, ¿es que nadie piensa en la explotación animal? :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los cuatro verdugos de la abuela fueron animales explotados.

      Eliminar
    2. Prácticamente, no tenían elección. ¡Pobres!

      Eliminar
  6. Nunca mejor dicho...

    este batiburrillo de cuento te ha salido... cojonudo.

    Nos vemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco tu generosidad en el juicio.
      Nos vemos.

      Eliminar
  7. Hay que ver...unos hacen pagar a una pobre vieja lo que les han hecho sus amos y la otra una niña superficial que llora por su capa en lugar de por su abuela...cómo está el mundo de los cuentos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente igual que tú lo he visto yo. Aquí, salvo la abuela, no se salva ni el apuntador.

      Eliminar
  8. Lo que nos faltaba, los animales de "okupas"!!!

    (Pobre Abu, méndiga nieta!)

    méndiga = https://www.google.com.mx/search?q=m%C3%A9ndigo+definicion&oq=m%C3%A9ndigo+definicion&aqs=chrome..69i57.6829j0j1&sourceid=chrome&es_sm=93&ie=UTF-8

    por si las dudas, puse la definición!!! =)))

    PD: para variar no conocía el cuento....quiero decir que nunca antes lo había leído, ni el tuyo ni el de los hermanos Grimm.....me explico?

    También podemos culpar al calor, no? :P

    Besitos =)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Méndiga", otra palabra para el diccionario mexicano-español.
      Te explicas perfectamente.
      Yo ya no puedo echarle la culpa al calor, porque por aquí ya ha llegado (al menos por el momento) el tiempo otoñal.
      Besos.

      Eliminar
    2. Macondo....urge el diccionario, hace rato en un comentario en lugar de poner choto iba a poner chuto y se me ocurrió verificar antessssssssss! jajajajaja

      Besitos =)))

      Eliminar
    3. "Chuto" lo guardaremos para cuando hagamos el diccionario peruano. Parece ser que allí, además del presente de indicativo del verbo "chutar" que conocemos todos, también hace referencia a una persona tosca.
      Más besos.

      Eliminar
    4. A mi me dijo el ordenador otra cosa muy distinta, mira: https://www.google.com.mx/search?q=chuto&oq=chuto&aqs=chrome..69i57.1573j0j1&sourceid=chrome&es_sm=122&ie=UTF-8

      jajajaja

      uno más ;)

      Eliminar
    5. Aquí hay El diccionario latinoamericano, para poder entendernos: http://www.asihablamos.com/

      si quieres borra todo lo que te he enviado!!!

      Eliminar
    6. No te empeñes, que no voy a borrar ninguna de tus valiosas aportaciones.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  9. Una versión genial. Y me encanta cómo enlazas los dos cuentos. Ese es el plus que te comentaba la vez pasada. Me has vuelto a dejar con la boca abierta de admiración y te lo digo muy sinceramente, créeme. No es adulación.
    La historia tiene mucha enjundia, pero has estado sembrado con las lágrimas de la nieta. Lloraría por eso. No hay duda. ¿Qué otra cosa podría ser si no?
    Hay una frase de Denis Diderot con la que me identifico totalmente: “je puis tout pardonner aux hommes, excepté l’injustice, l’ingratitude et l’inhumanité" (pongo la traducción para quienes no entiendan el francés: lo puedo perdonar todo, excepto la injusticia, la ingratitud y la inhumanidad)
    Un fuerte abrazo, Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me he hecho ilusión entender (sin que sirva de precedente) la frase de Diderot sin entrar en el paréntesis. Tampoco tiene mucho mérito, lo reconozco. La verdad es que el cuento está plagado de injusticia, ingratitud e inhumanidad, incluida la de los animales.
      Si sigues dándome vidilla voy a tener que seguir destripando cuentos, aunque ya me va resultando más complicado.
      Otro fuerte abrazo para ti, Karima.

      Eliminar
  10. ¡Maravillosa versión! Los músicos de Bremen fue uno de los cuentos que más disfruté.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si disfrutaste el original no sé cómo puede gustarte mi versión. Generosa que eres. De todas formas, no se lo leas a la niña.
      Besos.

      Eliminar
    2. El original es lo que es, el tuyo tiene lo que tiene ;)
      ¡Besos, Macondo!

      Eliminar
    3. Si quieres una primicia, el lunes me toca destrozar "Pinocho".
      Besos.

      Eliminar
    4. ¡Gracias! Ya está siendo lunes por allá, así que estaré pendiente :D
      Besos.

      Eliminar
    5. Recién salida del horno.
      Besos.

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. También el antipático, aunque en este cuento lo son todos menos la abuela.

      Eliminar
  12. Oooh, qué sorpresa!! Esto ya es como en Érase una vez, que mezclas cuentos y todo, qué nivel!!
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Has visto qué nivelazo? Lo malo que aquí los muertos no resucitan.
      Besos.

      Eliminar
  13. Pobre caperucita, ahora tendrá que ir de gótica!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué es ir de gótico, pero desde luego la pobre no es Caperucita sino su abuela. Al fin y al cabo es la que palma, sin comerlo ni beberlo.
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  14. Jo.... era mi oportunidad.
    Seguro que un Toro medio tarado les hubiera ido muy bien al grupo.
    Siempre llego tarde.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que yo no veo qué le pueden recriminar a un toro sobre su trabajo, porque salvo que lo hayan convertido en buey no es un animal que tenga que currar. Quizá de semental y el problema pudiera ser que ya no le dieran las fuerzas para cubrir a las vacas.
      Saludos.

      Eliminar
  15. Huyy, solo me sé el de caperucita, asi que entendí a medias su sarcamo.
    Cual es el nombre del otro cuento?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El otro se llama precisamente "Los músicos de Bremen".

      Eliminar
  16. Pobre abuelita, eso le pasa por ser buena y abrir la puerta a desconocidos,jjj y la caperucita que no se entristezca que el negro también es un color. Tanto animal suelto nunca es bueno.
    Chema te vas a convertir en el hermanos Grimm del siglo XXI y cuando te hagas famoso acuérdate de tus fans para firmar autógrafos.
    Besos cuentista ( el que cuenta cuentos ehhhhh, no el otro)
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Caperucita más le habría valido entristecerse un poco más por la muerte de su abuela que por tener que teñir la caperuza de negro, así que de pobre nada.
      Besos también para ti, lectora.

      Eliminar
  17. A qué tipo de música se dedicarán los cuatro músicos estos... Hardcore, o algo así...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor se quedan de okupas y ya no necesitan ir a Bremen.

      Eliminar
  18. Desde hoy les corto la simpatía que siempre me han inspierado los animales de ese cuento. A la primera oportunidad que se les presentó mostraron maneras, pobre abuela, esto no se puede quedar así. Seguro que otro cuento con más poder se los come a todos ellos.
    Besos Chema

    ResponderEliminar