Cita del día



CITA DEL DÍA: “Trabajando he conseguido ascender desde la nada hasta la pobreza más extrema” (Groucho Marx).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: La dichosa cola


domingo, 22 de noviembre de 2015

Aquellos extraños tiempos






Corrían aquellos tiempos en que las velas náuticas eran cilíndricas y estaban hechas de cera. Como los barcos que las portaban se encontraban siempre inertes al no recibir el impulso eólico, los frustrados marineros se dedicaban a prenderles fuego por la punta mientras rezaban el rosario. El viento se aburría y dejaba el puerto para ir a las velas de las iglesias, que eran de tela y tenían formas abiertas. En consecuencia los candelabros se movían a sus anchas haciendo peligrar la integridad física de las beatas, que acudían a los actos religiosos con casco. 

Nadie se mostraba pendiente de los pendientes, porque además de estar totalmente terminados no tenían inclinación alguna. Los chorizos no subían el colesterol, porque se limitaban a ser amigos de lo ajeno. La agudeza visual de los ojos de las agujas era muy superior a la de los halcones peregrinos. Las sierras montañosas no aserraban ni la mantequilla. Las cercas estaban cada vez más lejos. En vez de manos, se daban pies de pintura. Las fotos no se pegaban en los álbumes, sino que se acariciaban. Los zorros eran los putos y las zorras las listas. Los moluscos machos también tenían concha. El vino nunca llegó a venir. No se afeitaban con hojas, sino con páginas. En la parte de abajo del pie no estaba la planta, sino la raíz. Los botones abrochaban sus prendas de vestir con corchetes. Las facturas se abonaban con estiércol. Las transacciones de compra y venta de valores no se hacían en la bolsa, sino en la vida. Los borrachos no cogían una tajada, sino la totalidad. Los platos de las bicicletas no tenían piñones, sino nueces. Las antenas de los insectos no eran parabólicas. A nadie le gustaba bailar con la salsa, sino a la parrilla. Las latas no daban el coñazo. Estaba prohibido apuntar con un arma; siempre con papel y lápiz. Las arcadas de los puentes nunca vomitaban. Los obstáculos no se sorteaban, sino que se podían elegir.


42 comentarios:

  1. Tú no juegas con las palabras.
    Tú las haces bailar, reír y disfrutar.
    Apostaría a que están enamoradas de ti.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue a hablar alguien que es capaz juntarlas en poesía.
      La verdad es que soy yo el que disfruta con ellas.
      Muchas gracias.
      Saludos.

      Eliminar
  2. ¡Qué maravilla! De verdad que me encanta leerte Macondo, eres un solo de aire fresco y originalidad a veces más entretenido incluso que algunos libros que me leo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada menos. Pues no sabes cómo agradezco tu generoso comentario.

      Eliminar
  3. Chema poeta señores. Aplauso de pie al escribidor de quimeras. El único e inigualable ¡Chema!

    Buen domingo muchacho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viniendo de quien viene se agradece doblemente el comentario, aunque lo que más me ha gustado de todo ha sido lo de "muchacho".
      Buen domingo también para ti, chamaca (aunque por aquí ya se está terminando).

      Eliminar
  4. Por cierto, muy bello mundo has construido.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Si quieres te aviso cuando vaya a visitarlo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Jajajaja. Me ha encantado!!! Aunque confieso que yo prefiero tener planta antes que raíz. El término "raíz" me hace entender que de ahí ya no te puedes mover y yo siempre he sido muy inquieta. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pues si lo de la raíz te da claustrofobia a ti te dejamos con las plantas tal cual.
      Besos.

      Eliminar
  7. Con la boca abierta me tienes! Increíble la facilidad con que has descrito la esencia del lenguaje! Felicidades querido Chema.
    Un beso desde mi infierno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues cierra la boca que no es para tanto, lo que pasa que tú me lees con buenos ojos.
      Otro beso para ti, Nieves.

      Eliminar
  8. ¡ Que bárbaro Chema, que bonitas palabras, que conjunción de hechos tan sorprendentes relatas, me encanta esta prosa poética . Es diferente y por eso es maravillosa esta entrada.
    Gracias Chema por compartir estas cosas.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo no voy a compartirlas. Si no estuvierais vosotros para leerlas no las escribiría.
      Muchas gracias, Puri.
      Besos.

      Eliminar
  9. De aquellos extraños tiempos, quizás, borracho, me hubiese armado de valor a punta de papel y lápiz y hubiese ido a atracar poetas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues aún estás a tiempo, porque aquellos extraños tiempos tienen que estar por algún sitio.
      Saludos, Julio David.

      Eliminar
  10. Magnífica descripción de un magnífico mundo. Lástima que no podamos elegir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no se puede elegir habrá que esperar a que lo sorteen, como los obstáculos.

      Eliminar
  11. Me ha encantado el pueblo que has recreado, porque las situaciones más inverosímiles son posibles. Un lugar mágico, macondiano. La entrada me ha gustado casi tanto como “El Álamo Negro”.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por recordar El Álamo Negro
      ¿Has visto lo que he aprendido a hacer?
      Un fuerte abrazo, Karima.

      Eliminar
    2. Sí, muy chulo. Recuerdo que Inmaculada te dijo en una ocasión que te indicaría por correo cómo hacerlo.

      Eliminar
    3. Si no sabes cómo se hace y quieres saberlo, me lo pides.

      Eliminar
  12. El mundo al revés o al derecho, según donde estes.
    Un saludo. Teresa.

    ResponderEliminar
  13. Anda Chema!
    Me parece que no voy a poder hacerte las cartas de "update"...... jajajaja
    No me vas a entender nada!

    besos =)))

    ResponderEliminar
  14. Solo tú eres capaz de crear con tus letras,un mundo maravillosamente utópico.
    Un mundo donde la felicidad no sería un misterio, si no una realidad.
    De verdad genial, Chema.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Joder pájaro. como dominas la lectura y escritura. Espero que algún día me des clases. "Las facturas se abonaban con estiércol", coño que bueno.

    Abrazo Macondo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estoy en condiciones de darte a ti clases de nada.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Tan mágicamente acomodado que visualizarlo es gimnasia mental.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te sirve para eso me doy por muy satisfecho.

      Eliminar
  17. Quizás en el fondo toda nostalgia es hueca y patrocina sinsentidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me desborda tu comentario, Anuar. No sé por dónde vas.

      Eliminar
  18. Un paseo por un texto en el las palabras bailan al son de una música que el director sabe en todo momento dar las entradas a ritmo perfecto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tan generoso comentario.
      Saludos.

      Eliminar