Cita del día


CITA DEL DÍA: "Nunca pertenecería a un club que admitiera como socio a alguien como yo" (Groucho Marx).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: Manolo y Maruja (cuento)


sábado, 13 de febrero de 2016

La reencarnación de las ladillas






Murieron en una desinsectación, subieron al cielo y San Pedro puso el grito en el mismo. No podía consentir que por buscar acomodo a unas ladillas tuviera que mortificar los bajos a un santo de los de toda la vida. Como por otro lado comprendía que ellas habían hecho méritos suficientes para estar allí, les dijo que les garantizaba la entrada si regresaban a la tierra, se reencarnaban en otra cosa y volvían a morir en paz con Dios.

Antes de una semana estaban de vuelta:
—Ábrenos, San Pedro. Venimos de ser víctimas de los golosos niños asistentes a un bautizo.
—¿Quiénes sois?
—Las peladillas.


52 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Había pensado que "pelarons" sería "peladillas" en catalán, pero veo que es "confits".
      Saludos.

      Eliminar
    2. Si, es confits...
      Me sobró una "s" quería decir "pelaron" pero de matar...

      Eliminar
  2. jajajaja eres tremendo, y motivo de una gran sonrisa.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja. NO vuelvo a comer una en mi vida. Jajajaja. MUy bueno.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mujer que sí, que son muy buenas. Un poco duras algunas, eso sí.
      Besos.

      Eliminar
  4. Es que una simple sílaba puede cambiarnos la vida. Y por lo que se ve, también la muerte.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno!!. Por un momento pensé que se iban a reencarnar en políticos! ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También podía haber sido, pero no hubieran muerto tan pronto ni mucho menos en paz con Dios (ni con los hombres).
      Besos.

      Eliminar
  6. jajajaja Yo tambien pensé automáticamente, ladillas=políticos...jajaja
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobres ladillas, qué mal os habrán hecho para semejantes comparaciones.
      Salud.

      Eliminar
  7. Debe ser una especie de combo, ¿no? Vivir ladilla y reencarnarse en peladilla xD Pobres bichines sin un cielo de ladillas al que ir :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Sin un cielo al que ir, después de haber muerto en acto de servicio.

      Eliminar
  8. He borrado el comentario anterior para corregir “hacia”, que aparecía con tilde.

    Te decía que tenías mucho valor. Yo que tú no hubiese mentado las ladillas. Ahora se te aparecerán en sueños, mirándote con fijeza a los ojos. Querrás despertar, pero no te será fácil. Seguirás con los párpados abiertos dentro de la pesadilla, viendo cómo una legión de ellas avanza peligrosamente hacia los genitales, donde imaginas un dolor tan agudo que se te cuaja la saliva en la boca.
    ¡La pistola!, dices. Sacas fuerzas a pesar de la opresión en el pecho y extiendes el brazo hacia el cajón de la mesilla de noche. Sabía que esta noche iba a ser disparada …y lo es. El fogonazo te retorna a la realidad…. y es cuando me mandas a escaparrar.
    Un fuerte abrazo doble para compensar, muchacho.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hacía falta que fuera tan puntillosa con la tilde. Borro del todo el comentario.
      Me has puesto los vellos de punta.
      Un fuerte abrazo, doble también.

      Eliminar
  9. Menos mal que las peladillas no me gustan, porque dudo que pudiera volver a comerlas a partir de ahora. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te pasa como a la chica de Viena, pero a ella sí debían gustarle.
      Besos.

      Eliminar
  10. Me encanta como juegas con las palabras. Te superas en cada relato.

    ResponderEliminar
  11. Esas que se ponían en los bautizos, que bueno!
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Típicas de los bautizos, aunque también se ofrezcan por otros motivos.
      Saludos, Alfred.

      Eliminar
  12. JAJAJAJAJAJAJAJA...Sabes Chema? Vine, me reí un rato, y no supe que decirte, palabrita del niño Jesús. Vengo de nuevo y vuelve a sucederme igualito,
    así que...
    Te dejo un besote y me largo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comprendo que es difícil decir algo. Me doy por muy bien pagado con el beso. Otro para ti.

      Eliminar
  13. Me he reído, y es que las palabras, cual peladillas, dan mucho juego, como ese azúcar que rodea a esa almendra esquiva. Pelada de cáscara, eso sí.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bastante tiene que luchar la dentadura con la dureza que a veces tiene el caramelo, como para que encima le dejes la cáscara a la almendra. Parecería un dulce inventado por los dentistas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Menos mal que no me gustan las peladillas porque si no después de leerte ya nunca más jajajjajajaa
    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final va a terminar denunciándome alguna fábrica de peladillas. XD
      Besos.

      Eliminar
  15. ¡Jajaja! Si lo tuyo es el ingenioso juego de palabras. Nos haces descubrir parentescos en lo más inimaginable.
    Abrazo de los grandes Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo llamaría retorcido, pero así eres de generosa conmigo.
      Otro igual de grande para ti, María Pilar.

      Eliminar
  16. Jjjjjj que bueno Chema, cada día nos sorprendes más con tus genialidades, como siempre que leo tus entradas esta vez también solté unas carcajadas que me supieron a gloria.
    Te mereces muchos besos.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sabes lo que celebro ser el culpable de tus carcajadas. Se ve que eres de risa fácil.
      Besos, Puri.

      Eliminar
  17. Jajaja que jodido eres. Como te las ingenias siempre, para darle la vuelta a la tortilla. Hay niños tan malos, que a esos ni de niños, ni de grandes, tienen las ladillas cojones de pegarse a ellos.

    Abrazo Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si las ladillas no tienen cojones, los cojones no tendrán ladillas. Mejor para todos.
      Otro abrazo para ti, Rafa.

      Eliminar
  18. tanto que me gustan las peladillas....gustaban! puaj! :P

    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobres comedoras de peladillas, qué disgusto os estoy dando.
      Besos.

      Eliminar
  19. Entre ayer y hoy he leído varias veces "ladillas" tanto que a estas horas y en domingo me han dado ganas de meterme a bañar de inmediato, no vaya a ser el diablo y se contagien con sólo leerlas jaja. Ay malísimo chiste.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunadamente la lectura no es una de las formas de contagio.
      Besos.

      Eliminar
  20. Jejejeje bueno, morir en la boca de alguien me parece mejor sitio... para ser un bicho digo :D Besos infernales!

    ResponderEliminar
  21. Para mí lo mejor: imaginarme a San Pedro maldiciendo a voz en grito y rascándose sin parar las partes pudendas. Esa imagen me ha arrancado una gran sonrisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para qué buscar el vello de otro santo, teniendo tan cerca a San Pedro.

      Eliminar