Cita del día



CITA DEL DÍA: "Nada hay más peligroso que una idea cuando no se tiene más que una" (Alain).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: Manolo y Maruja (cuento)


sábado, 4 de junio de 2016

Una sencilla operación






Es asombrosa la sangre fría de Eva. Cualquiera de nosotros llevaría semanas dando el coñazo y ella acaba de decirnos, como de pasada, que mañana le hacen una sencilla operación en el brazo. "Me han dicho que va a durar menos de una hora". Se ha sorprendido de que le hiciéramos tantas preguntas y reído cuando hemos comentado que a todo el mundo —menos a ella, al parecer— le impresiona que le duerman, aunque solo sea por un rato. "Para esas tonterías no te duermen". Creo que todos hemos pensado que, aunque fuera con anestesia local, no dejaba de ser una intervención quirúrgica. Ha seguido quitándole importancia cuando nos ha dicho que no teníamos que ir a verla a ningún sitio, porque pensaba volver a continuación a casa y por su propio pie. Hemos escotado todos los colegas para que cuando regrese se encuentre nuestro cariño en forma de ramo de flores.

Cuando hemos llamado a su domicilio para interesarnos por cómo había ido todo, nos ha cogido ella misma el teléfono. Se nos ha descojonado al preguntarle si tenía ganas de visitas, respondiéndonos que pensaba acudir a tomar unas cañas con nosotros como todos los días. Cuando ha llegado la hemos recibido con una ovación. Nos ha agradecido las flores, pero también ha dicho que estábamos locos. Al empezar a arremangarse para enseñarnos el brazo, Ángel ha tenido que sentarse para no desmayarse. Nos hemos sentido ridículos cuando hemos visto que la sencilla operación era un 1+1=2 que le habían tatuado. Su vigésimo tatuaje. Ya podía estar tranquila la cabrona.


66 comentarios:

  1. Jajajaja, me encanta!!!! Mi hija se va a hacer su primer tatuaje y en casa estamos con¡mo si la fueran a operar,jejejeje.
    Un abrazo y feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que se ponga algo más ocurrente que "1+1=2".
      Un abrazo y buen finde también para ti.

      Eliminar
  2. Jajajajaja. De todos modos, dicen que duele. Odio los tatuajes, antes eran de macarras y ahora lo lleva todo Dios con orgullo. Jamás lo entenderé.
    Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco me gustan, aunque ya los veo de otra manera. En la mili me sentía mal conmigo mismo porque cuando veía a alguien con un tatuaje (infrecuente entonces, como dices) instintivamente tomaba precauciones. Actualmente casi somos raros los que no los llevamos.
      Besos y buen finde también para ti.

      Eliminar
  3. jajajaja por lo menos sabía sumar, jajaja. Yo tampoco soy de tatuajes, y creo que con el tiempo son una lacra.
    Buen fin de semana, Macondo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que sea muy bueno también para ti.
      Besos.

      Eliminar
  4. La misma gente que se hace los tatuajes con tanta tranquilidad es la que cuando le van a poner una vacuna pregunta si le va a doler. Detesto los tatuajes, no comprendo que la gente se destroce la piel de esa manera y, además, ninguno piensa que cuando se hagan "viejitos", los tatuajes se arrugaran y se descolgarán y lo que antes era un águila se convertirá en un pajarraco desplumado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy posible además que al pajarraco desplumado se le haya cruzado en su camino una pajarraca desorejada y a la gente portadora de la imagen le gustaría podérselo quitar de ahí aunque fuera raspando con papel de lija.
      Besos.

      Eliminar
  5. Jajajaja. Eso pasa por no preguntar... Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le preguntaron de todo, menos lo que interesaba.
      Besos.

      Eliminar
  6. Jajaja no me gustan los tatuajes!

    Besos =)))

    ResponderEliminar
  7. Jo, qué corte me he llevado :D
    Aunque la operación tampoco es tan sencilla, eh? Yo sé de uno al que le preguntaron: "¿Uno + uno?" Y respondió: "¿Pero así, sin más pistas?" (pfff)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí no hay cortes, solo pinchazos.
      Hay gente que discute ese resultado o por lo menos ofrece argumentos para demostrar que puede ser otro.

      Eliminar
  8. Ocurrente y divertido relato sobre una moda cada vez más en auge. Particularmente no me gustan, quizás por ser de una época en que este tipo de actuaciones sobre la propia piel, era cosa de gente carcelaria o como más tolerada la marítima. En cualquier caso no de gente "normal". Ahora, sobre todo en verano, con más carne a la vista, es un festival por ver quién lleva más y sorprendentes o curiosos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo que entre los que entramos por aquí voy a tener complicado hacer un concurso de tatuajes. Quizá Holden pudiera ser mi salvación.
      Un saludo, Alfred.

      Eliminar
  9. Vaya chasco, Macondo.
    Gran final.
    Admiro tu sentido del humor.

    ResponderEliminar
  10. Jajajjajaja que pague ella la ronda de cañas!

    No me suelen gustar los tatuajes,sobre todo los grandes,pero bueno cada uno que haga con su cuerpo lo que quiera.
    Yo no me pondría uno,de ningún tipo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco me pondría, pero es lo que tu dices: cada cual es muy dueño de hacer o que quiera con su cuerpo.
      Besos.

      Eliminar
  11. ¡¡¡Y yo que me creía que se había operado!!! Jajaja. ¡¡¡Qué final tan sorprendente!!! Me he quedado patidifusa.

    Muy bueno, Macondo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intervención era, pero de otro tipo.
      Gracias, Sara.
      Besos.

      Eliminar
  12. jajajjajajaja
    La cuestión cuando te leo... sé que va a haber algo al final... Y me tienta leer el final primero. Pero no lo hago. Porque me atrapas desde el principio... jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso suelo escribir corto, para que no caigas en la tentación.
      Besos.

      Eliminar
  13. Supongo que semejante tatuaje habrá salido menos que el resultado del mismo. Es una porquería; no así el relato, por supuesto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Jajajajaja, me habías asustado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya habías pensado que me la cargaba o poco menos.

      Eliminar
  15. jajajjaaj.. para mucha gente una sencilla operación como 1+1=2 ... no es tan sencilla!! jajajajjaja..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos se han empeñado en demostrar que la respuesta no es correcta.
      Besos.

      Eliminar
  16. Sí, señor. Una operación y, por los antecedentes, una adicción.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Que buena XD!!!
    Es increíble las precauciones que se deberían tomar a la hora de hacerse un tatuaje
    Entre otras muchísimas cosas, está el típico 'scratcher' que tatúa a bajo precio sin tener preparación y sin cumplir las normas higiénicas necesarias y puede ser peligrosísimo para la piel y por supuesto para la salud.
    No me gustan los tatuajes. Bueno...si, me hice uno (me hicieron) un pequeñita y preciosa violeta, pero con Hena,
    e incluso estos, pueden no ser tan inofensivos como creemos.
    El problema es que este ingrediente contiene un componente químico llamado
    p-fenilendiamina que, en muchos países, su uso en productos cosméticos que se aplican sobre la piel es ilegal. Por ello, en muchas personas, los tatuajes de henna pueden ocasionar:
    Ampollas, enrojecimiento,sensibilidad a la luz solar
    lesiones exudativas...
    Me pasé, he tomado tu blog por asalto:):):)
    Tu trabajo fabuloso como siempre.

    Besicos Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú en mi casa nunca te pasas, porque es la tuya. Además, enriqueces mis entradas con tus comentarios.
      Besicos.

      Eliminar
  18. Jajajaja, hoy pensaba que no lo ibas a conseguir y mira, al final, sí, otra vez.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Yo le hago comer las flores, sin sal ni pimienta ni nada, y sin son rosas, ni le quito las espinas, por cabrona...

    Jejejejeje! Qué bueno, por favor!

    Abrazos, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La chica no mintió. Quizá el problema fuera que no le preguntaron.
      Gracias, Alfredo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Entiendo a Eva, ¡qué va a tener miedo! ¡¿De qué?! El resto, los que no llevan tatuajes y son tan temerosos que ni se atreven a preguntar de qué va realmente su operación, a esos los condeno... Y me sonrío por su ridiculez.

    ResponderEliminar
  21. jajaja,muy bueno, y tanto que era sencilla la operación
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo decía Eva, pero no le hicieron mucho caso.
      Besos.

      Eliminar
  22. Al menos en esas operaciones la marca es algo más bella aun siendo un 1+1=2. Me gustaría encontrarme algún día al que me operó de apendicitis.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual creyó que era una cesárea.
      Un abrazo.

      Eliminar
  23. Habeis pecado de buena fe, que sin duda es uno de los pecados que se castigan de modo mas benevolo...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el purgatorio como mucho, ¿no?
      Un abrazo.

      Eliminar
  24. menos mal, me estaba dando un poco de chucho...
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te habías creído que me la cargaba?
      Saludos.

      Eliminar
  25. jajajajajajajajajaaja si es que si a alguno se le hubiera ocurrido preguntar....
    Besines

    ResponderEliminar
  26. A mi me pasa algo curioso con ellos, me gustan en otras personas.
    Hace poco acompañe a una amiga a hacerse uno y no podía dejar de mirar un enorme ojo en la nuca del tatuador. Llegué hasta a disculparme: "disculpa, me llama la atención" a lo que respondí dió" jajaja, eso , nha wuedé con un amigo y le dije algo en la nuca venga ...no pensé que lo haría tan grande el cabrón".

    Fascinante.

    Mi abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que yo nunca me haría uno, pero cada cual tiene sus gustos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  27. Pensé que hablabas de una Eva que conozco, ya vi que no.

    Beso Chema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente elegí ese nombre como podía haber puesto cualquier otro. No está relacionado con ninguna persona real.
      Besos, Flor de María.

      Eliminar
  28. Muy buena esa intriga con la operación, claro que Eva estaba tranquila aunque bien pensando, no sé yo si esto de los tatuajes, también es doloroso. Y los otros pecaron de ingenuos, que ¡¡¡preguntar es gratis!!!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre que no tenían que anestesiarla y que llevaba veinte tatuajes, nervios debía tener pocos.
      Un saludo, Conxita.

      Eliminar
  29. Esta vez me has pillado aún más de sorpresa que lo que sueles hacer. Y mira que contigo estamos avisados, que juegas con las palabras y por extensión con nosotros... pero nada, esta vez me has pillado fuera de juego totalmente.
    Muy buena la operación, la tuya y la de Eva. Creo que tras leerte me he quedado tan sorprendida como sus colegas :)
    BEsazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La chica no había mentido para nada, lo que pasa que no se pueden dar las cosas por supuestas.
      Gracias.
      Besos.

      Eliminar
  30. Nunca he sentido miedo por operación alguna, jamás me han producido aversión y voy a ellas -pues me han hecho varias, más de las que se imaginan- como quién va al teatro; aunque sin teatro, claro. No entiendo, aunque comprendo por otro lado, el porqué de la gente hacia las operaciones y luego, algunos/as, se hacen tatuajes a millón y dólar y se comen una mierda al llegar a casa y ver la nevera a medio vaciar. Conozco decenas de casos.
    Sí, dibujo y esculpo, y al igual que a mi maestro no nos gustan los tatuajes en propio cuerpo pero hacemos dibujos para que otros los lleven y aunque la principio son originales, luego el tatuador se los apropia y los generaliza haciendo que el genuino pierda valor y su dueño ganas de borrarlo. Son como los que venden droga y no consumen, tipos listos. Pero no somos tatuadores, ni por asomo. No nos gustan y además montamos en motos de esas "custom"...con melenas, cuando no los llevamos cortos; ni somos gordos, ni de centros-derechas, ni otras gaitas...Disfruto con lo que veo y te cuento:
    Cuando era niño veía como al puerto llegaban ellos, los marineros, con según qué tatuaje allí por qué cabo hubieren hecho cabotaje o bien qué tormenta pasado y airosos atracando luego se tatuaban esto o aquello y un par de anclas, facas, "samaniegos" y demás desaciertos.
    Luego, durante la milicia, de la que fui profesor y ametrallador medio, saltador del aire y aterrizador de golpes en labrados, vi que muchos a los que tuve que recoger en el meco para licenciar llevaban si no tres puntos entre las manos o bien aquellos del amor de sus madres y otras vainas que si hoy vieran estos cómo se ponían a pelo descubierto de cuando las noches toledanas y por compañía unas claras y blancas lunas hasta que caían rendidos de desmayo en los patios de la vergüenza; de aquella maldita vergüenza (dictadura y guerra) que bien finalizado los ochenta aún dejó posos de mierda (y pozos también) en esta puta transición en la que vi desertores de todo tipo.
    Cuánta tontería hay alrededor de los tatuajes -que como dicen otros, son modas propias de otras eras y países- si se fijaran que vi algunos como se escarificaban sin colores, ni sepias, ni negros y luego se desmayaban con las agujas de donar...

    ResponderEliminar
  31. Nunca he sentido miedo ante las operaciones, ni tampoco me han acompañado nunca a ellas; sí luego, para llevarme a casa bien porque no hubiera podido hacerlo por mi propio pie y eso es lo que agradezco. Un ejemplo: En una de ésas me pedían que me acompañara alguien y que debía estar presente; yo como no tenía a nadie, dije que había venido pero que estaba en el retrete. Mientras preparaban todo volvieron a preguntar por ello y como no tenía posibilidad de demostrarlo, hablé con un chico que me encontré cerca y éste me valió de escusa. Ya operado me preguntaron dónde estaba mi acompañante y les dije que andaba mal del estómago y, nuevamente, en el retrete...cagando. Me recuperé al poco tiempo y me subieron a planta y allí se dieron cuenta que no había nadie ni con flores ni sin ellas; luego mosqueados me preguntaron qué. Mi respuesta fue sencilla: Si nos dejáramos de traer gente inexperta y molesta a los hospitales para cuidarnos los gerentes de los mismos contratarían más personal especializado para esas labores y, además, habría mucho más silencio y estaríamos más hechos a la razón y al desgraciado sufrimiento...cuando no hay más remedio...

    Hay tatuajes para todo y para todos los gustos...y todos son, por desgracia, hasta nuevo aviso de los más modernos, permanentes e incompletos; de ahí que muchos se enfrascan en añadir cada día uno más a su maltrecha piel por una actitud mal entendida.
    Un excelente relato el suyo...
    PD: Cuánta tontería hay con esto de los tatuajes, tanto como con los móviles. Pues si antes era circo, toros y fútbol y variedades; ahora el asunto individualizado se extiende de globalizándose de forma virtual.
    Moraleja:
    Podría ser el fin de esta humanidad y si llegara el caso espero que los primeros en caer fueran los curas, los militares y además los políticos, claro
    (Por favor, si es tan amable, borre, luego este desdoblado comentario mío)
    Un abrazo

    ResponderEliminar