Cita del día



CITA DEL DÍA: “El mejor matrimonio sería aquél que reuniese a una mujer ciega con un marido sordo” (Molière).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: La novia del ordenador


lunes, 22 de mayo de 2017

Juan Sin Miedo (cuento)





CUENTO CLÁSICO REINVENTADO


Se llamaba Juan y le apodaban Sin Miedo, porque nunca lo había sentido. Incluso tenía curiosidad por llegar a percibir algún día esa sensación. El anuncio que puso el rey ofreciendo la mano de su hija a aquel caballero que fuera capaz de pasar tres días y tres noches en el Castillo Encantado, le vino como anillo al dedo para ponerse a prueba. Ni el fantasma de la primera noche, ni la bruja de la segunda, ni el dragón de la tercera consiguieron perturbar su tranquilidad, por lo que quedó acreditaba su valentía y se casó con la princesa. Una semana después de la boda, mientras dormía, su mujer le echó una jarra de agua helada por la cabeza y le dio un susto de campeonato. Le agradeció que hubiera conseguido hacerle experimentar por fin el miedo, pensando que ella compartiría su felicidad; pero nada más lejos de la realidad. La chica perdió la admiración que le tenía y antes de dos meses se fugó con un jardinero de palacio que, aunque tampoco era valiente, estaba mucho más bueno.


66 comentarios:

  1. Jajajaja, claro, es que puestos a elegir entre dos cobardes pero se elige al que está más bueno.
    Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voto para la princesa.
      Un abrazo y feliz semana también para ti, Marigem.

      Eliminar
  2. Pobre Juan, el matrimonio arruinó su vida y su reputación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No midió las consecuencias de querer sentir el miedo.

      Eliminar
  3. El jardinero era miedoso pero muy goloso...Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Golosos eran los dos, lo que pasa que se quedó con el caramelo el que menos lo esperaba.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Solo una mujer puede vencer à un heroé..

    ResponderEliminar
  5. Jajaja le asustó su mujer.

    Besos y feliz día .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Besos y feliz día también para ti, María.

      Eliminar
  6. Lo que no consiga una mujer, jajajaja. Pero da penita que su señora lo dejara por el jardinero. Qué superficial es.....

    Besos y feliz inicio de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También es superficial casar a una hija con el que pase tres noches en un castillo encantado sin hacerse en los pantalones.
      Besos y feliz inicio de semana también para ti.

      Eliminar
  7. Le echó un jarro de agua fría... literalmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El jarro de agua fría vino después de la jarra de agua fría.

      Eliminar
  8. Por una jarra de agua fría, perdió a su heroína.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue a ella a la que se le cayó la venda que le tapaba la cobardía de su héroe.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. La admiración y el encanto van de la mano y si se pierden todo se va al traste....

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se cayó el pedestal en el que había subido al chico.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. jajajaja... Pa que te fíes... :(
    Salud y abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mujeres, que son muy caprichosas.
      Salud y abrazo, Genín.

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. Y eso que este marido solo tenía miedo, que si llega a salirle chorizo como a otras...
      Besos, Carmen.

      Eliminar
  12. No tiene nada de raro el comportamiento de la princesa... tal como anda la sociedad de hoy en día.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre todo que el comportamiento de la princesa del cuento clásico, tapando la debilidad de su marido como correspondía a una esposa como Dios manda, resulta cantado y aburrido.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Y colorín colorado el jardinero se la ha llevado.
    Un cuento con un final a la carta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el final clásico no me gustaba, por demasiado previsible.
      Un abrazo, Matías.

      Eliminar
  14. Respuestas
    1. ¿No querías miedo? Pues ahí lo tienes y paga sus consecuencias.
      Saludos.

      Eliminar
  15. jodo chema, te dejo un ratico solo y te me pones a hablar de jardineros buenorros??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni que hubiera hecho una tesis doctoral del jardineros buenorros.

      Eliminar
  16. Jajaja, así le va a la aristocracia... Si por lo menos lo hubiera dejado por un jardinero inteligente...

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor también era inteligente. Eso no nos lo han dicho.
      Besos, Sara.

      Eliminar
  17. La princesa fue un poco hgp no?
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será alguna cosa fea oculta tras las siglas, pero ahora no le pillo el sentido a "hgp"
      Besos.

      Eliminar
  18. Jajaja muy bueno con el final inesperado...

    ResponderEliminar
  19. jajajajajajaja, eres la caña... no viene a cuento pero tu cuento me ha recordado a un artículo que leí ayer "La España de miedo" y resumiendo decía que tenemos miedo hasta de lo que no se menea me encantó, decía verdades como puños...Kiss sin FM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que hay motivos para tener miedo en España, aunque haya llegado un momento en que se nos antojen los dedos huéspedes.

      Eliminar
  20. Vaya con la princesa. Tantas pruebas superadas y acabar con una jarra de agua fría, pobre Juan sin miedo y es que como siempre en la mesura está la clave, tener muchos miedos no es bueno y no tenerlos es ser un poco tonto.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso creo yo, que en el miedo también está la virtud en el término medio.
      Tu "sin miedo" me ha vuelto a hacer pensar. Tú lo has escrito como lo hicieron sus inventores, los hermanos Grimm. Como yo lo he escrito ("Sin Miedo") es como escriben el de Juan I, duque de Borgoña. Y todo junto ("Sinmiedo") es el nombre artístico del actor y músico murciano Juan Guillén.
      Besos, Conxita.

      Eliminar
    2. Se ha notado que soy de las lecturas de los hermanos Grimm, de hecho recuerdo que debían ser de mis primeras lecturas hace muchísimos añosssss.
      Interesante ese aporte que desconocía, gracias por hacérmelo conocer.
      Besos

      Eliminar
    3. Estaba dudando cómo escribirlo y me salió esa información en wikipedia. A pesar de eso, no me gustaba escribirlo en minúsculas como los hermanos Grimm.
      Besos.

      Eliminar
  21. Pobre Juan; con lo que me gustan los jardines... a él yo creo que ya no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor buscó consuelo en ellos para quitarse el disgusto. Eso si no lo echó el rey del palacio, por haber dejado marchar a su hija con el jardinero.

      Eliminar
  22. Hola que precioso cuento no me acordaba de el como todos tiene su moraleja
    tanto miedo no es buenos y no tener nada muy arriesgado. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con ese final no podrías acordarte, porque es lo que le he cambiado.
      Gracias por tu visita.
      Saludos, Nany.

      Eliminar
  23. Besos.
    Ahora Juan sin mujer yampico tendrá flores.

    ResponderEliminar
  24. VAYA CONCLUSIÓN!! JEJEJEJEEJ.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que cambiar el final de los cuentos, porque todos tienen el mismo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  25. Jajajajjaja. Tonta no era la niña.
    Muy bueno.

    ResponderEliminar
  26. Es que tener miedo, en la justa medida, es hasta sano. El miedo es un mecanismo de de defensa y eso debió ocurrirle al pobre Juan, que como no tenía defensas le birlaron la novia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan no estaba contento sin el miedo, sin darse cuenta de que eso era lo que había encandilado a la parienta. Descubierto el miedo, se acabó el encandilamiento.
      Un abrazo, Ámbar.

      Eliminar
  27. Menos mal que la princesa no descubrió que Juan se meó del susto, que si no en una de esas también lo castra.

    Saludos y saludes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre se puede hacer un poco más infeliz el final, tienes razón.
      Saludos.

      Eliminar
  28. Jajaja ya se sabe, lo del jarrón de agua fría, hasta el más cojonudo se acojona. Hombre si el jardinero estaba más bueno, aunque fuera un cagado creo que hizo muy bien. Total hay valientes que eso les pasa; a la primera de cambio, se les arruga el pellejo.

    Abrazo Macondo.

    ResponderEliminar
  29. La estética impera desde el mundo clásico. Es infrecuente encontrarse con un fantasma, una bruja o un dragón, por tanto un tío bueno es una apuesta más segura, salvo accidente.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué brujas sois. Cómo defendéis a la fresca de la chica y al pobre Juan que le den.
      Besos.

      Eliminar
  30. Ay, Macondo, ese final me ha encantado...jejeje
    Me gusta esa fina ironía tuya.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado.
      Gracias, Maripaz.
      Saludos.

      Eliminar
  31. Los jardineros, y los bomberos, son peligrosísimos...

    Simpatico relato, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía del peligro de jardineros y bomberos.
      Gracias, Ildefonso.

      Eliminar