Cita del día



CITA DEL DÍA: “Tolerancia significa disculpar los defectos de los demás; tacto, no reparar en ellos” (Arthur Schnitzler).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: Verbos, adjetivos, hombres y niños


martes, 27 de junio de 2017

La serpiente cuadrada (cuento)



La serpiente cuadrada


CUENTO POPULAR VIETMANITA SOMERAMENTE RETOCADO


Había una vez un mentiroso compulsivo, de los muchos que pueblan la faz de la tierra. Como habitualmente era objeto de burlas se esforzaba por corregir su defecto, pero siempre terminaba cayendo en inventar sucesos de lo más retorcidos e increíbles.

Un día, al volver a casa, le espetó a su esposa:
—Te parecerá mentira, pero acabo de ver en el bosque una serpiente que por lo menos medía cien metros de larga y cuarenta de ancha.
—Mira que eres exagerado —le respondió la mujer—. Sabes que eso es imposible.
—Quizá fueran ochenta metros de larga y cuarenta de ancha.
—Sigue siendo una barbaridad.
—¿Te creerías sesenta por cuarenta?
—Tampoco.
—Cuarenta por cuarenta y de ahí no bajo ni un centímetro.
—Además de su desmesurado tamaño resulta que era cuadrada —se le pitorreó la parienta.

Avergonzado por el ridículo que había hecho, se comprometió  una vez más a dejar de mentir. Esta vez cumplió su propósito, aunque tuvo poco tiempo para poner a prueba la firmeza del mismo. A la mañana siguiente volvió a pasar por el bosque, con tan mala suerte que la enorme serpiente cuadrada estaba hambrienta y se lo comió.


52 comentarios:

  1. Dicen que los mentirosos acaban creyéndose sus propias mentiras. En este caso fue aun peor: la mentira se hizo realidad, jajaja
    Muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Encima del arbol fui testigo del drama .....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sácanos de dudas. ¿De verdad medía 40x40?

      Eliminar
  3. Lo que me faltaba a mi.
    Le tengo terror a las serpientes.
    A las de verdad y a las humanas.
    Un abrazo, Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que dan bastante repelús.
      Un abrazo, Tecla.

      Eliminar
  4. Acabó comido por su propia mentira. Pobrecillo... si es que mentir no es nada bueo.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si será bueno, pero hay gente que convierte la mentira en una profesión.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Jajaja, es un poco como Pedro y el lobo.
    Me ha encantado, especialmente lo de la seroiente cuadrada.
    Un abrazo y muy feliz martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por los pelos no termina siendo más ancha que larga.
      Un abrazo y feliz semana, que del martes queda ya poco.

      Eliminar
  6. Ojalá las mentiras de algunos se hicieran corpóreas y acabaran por tragárselos.

    Me ha encantado, de verdad.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado.
      Muchas gracias, Sara.
      Besos.

      Eliminar
  7. A veces las mentiras nos engullen no?

    Me ha encantado Macondo :)

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que tener muy buena memoria para ser mentiroso, porque si no te contradices.
      Besos, Nieves.

      Eliminar
  8. Parece que la mentira es contagiosa

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la política sueles estar de epidemia.
      Un abrazo, Chaly.

      Eliminar
  9. Si es que para que algo sea realidad a veces sólo basta con nombrarlo. Mejor no atraer a la desgracia. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entraríamos en lo de si fue antes el huevo o la gallina. ¿Se hizo realidad porque la nombró o la nombró porque la había visto?
      Besos.

      Eliminar
  10. Jajaja es que no puede ser, todo mentiroso, también tiene sus momentos lúcido y de verdad. El domingo en en programa de Iker Jiménez, decían que antiguamente en las selvas de Perú y Ecuador, había bichas que medían hasta veintidós metros. Vamos como para que te caigas de morros sobre una de esas preciosidades. A mí las serpientes, más que miedo, me dan un asco atroz.

    Abrazo Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos me parecen veintidós, Iker. Dejémoslo en veintiuno y de largo. De ancho, menos.
      A mí también me dan más grima que otra cosa.
      Un abrazo, Rafa.

      Eliminar
  11. La mentira se tragó a la única verdad, que era la existencia del embustero...jajaja
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te ha quedado muy profunda la apreciación, Genín.
      Salud.

      Eliminar
  12. Un día que dice la verdad y mira... pobre hombre.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que hay que ser siempre consecuente con la manera de ser que uno tiene.
      Saludos.

      Eliminar
  13. La mentira se convirtió en verdad de la noche a la mañana, y se comió al mentiroso, ya es mala suerte ...
    Besos Chema.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá siempre fue verdad y el mentiroso en este caso no lo era, por lo que fue la verdad la que se comió al que por una vez la decía.
      Besos, Puri.

      Eliminar
  14. Con una cinta métrica, se hubiera evitado un segundo viaje que resultó fatal.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente no hubiera hecho falta hilar tan fino. Hubiese bastado con que alguien no mentiroso compulsivo la hubiera visto.
      Un abrazo, Alfred.

      Eliminar
  15. Respuestas
    1. ¿A cuadros cuadrados, quieres decir?
      Besos.

      Eliminar
  16. jajajajaja
    me gusto ese final abrupto, no me lo esperaba...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gustara el final, porque es lo que he cambiado del original.

      Eliminar
  17. Jajajaja, no conocía este cuento...

    ResponderEliminar
  18. Quiero creer que murió feliz, porque se dio cuenta que al final decía la verdad aun sin saberlo. O sea que en su funeral lo recordaran como un mentiroso a medias. Para beneficio de su biografia, algo es algo.

    Saludos y saludes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una forma positiva de mirarlo, desde luego.
      Saludos.

      Eliminar
  19. Muy interesante el giro final: se pasó la vida mintiendo y la verdad le costó la vida.

    (si quieres, otro día te cuento un chiste que me sé yo sobre un mentiroso)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando quieras contar ese chiste, será muy bien recibido.

      Eliminar
    2. Gracias, pero a lo mejor no dices lo mismo cuando veas lo malísimo que es :D
      Está un mentiroso contando una de sus trolas. Dice que ha estado en un safari, y que se perdió.
      -Y me veo allí, en mitad de la selva, yo sólo, y en esto me sale un león. Le pego un tiro y sigo andando. Y entonces me sale una serpiente, y me la cargo de un machetazo; me sale un gorila, y me lo cargo también; me sale un oso polar...
      -Bueno, bueno -le dicen los amigos- ahí sí que te has pasado. ¿Cómo que un oso polar en la selva?
      Y dice el mentiroso:
      -Pues eso le dije yo: "Oye, ¿tú qué haces aquí con este calor?"
      ---
      Y ya está :D
      Pero oye, después de lo de la serpiente cuadrada, cualquiera sabe, ¿no?

      Eliminar
    3. Efecticamente, después de la serpiente cuadrada lo del oso polar casi es una mariconada (hasta con rima y todo).

      Eliminar
  20. Ja, ja, ja Divertido micro. Desde luego cuando te mueves en la mentira, la verdad se convierte en algo muy peligroso. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita y comentario, David. Además me ha permitido conocer tu blog, al que volveré.
      Saludos.

      Eliminar
  21. No tuvo manera ya de decir que la serpiente cuadrada si existía. Buuuu


    Beso Chema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que medía un metro más de larga, para que siguiera siendo mentira.
      Beso, Flor.

      Eliminar
  22. Pobre tipo. Le hubieran leído de chico Pedro y el lobo y quizá escarmentaba.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del mismo cuento se ha acordado más arriba Marigem.
      Saludos.

      Eliminar
  23. oye, algo me pasa con tu blog llevo varios días que al querer comentar no me deja pues no me sale la zona de comentarios pero que sepas que leerte te leo y me rio y pienso que suerte tengo de tener un amigo ficticio ingenioso e imaginativo. Hoy he comenzado a tocar y tocar y de pronto he podido comentar. Buen finde, niño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si tendrá que ver, pero llevo unos días con menos visitas de lo habitual.
      Gracias por tu fidelidad. Más suerte tengo yo leyéndote, con lo bien que escribes. El de la España invertebrada me ha encantado.
      Buen finde también para ti, hermosa.

      Eliminar
  24. La serpiente existía y se lo comió, el resto es anécdota...

    Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quitemos la paja y vayamos al grano, ¿no?
      Gracias.

      Eliminar