Cita del día



CITA DEL DÍA: "Nada hay más peligroso que una idea cuando no se tiene más que una" (Alain).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: Manolo y Maruja (cuento)


martes, 6 de junio de 2017

Las tres cabras (cuento)





CUENTO CLÁSICO REINVENTADO 


Dicen todas las versiones que he leído de este cuento noruego que las tres cabras eran machos, no sé si por su condición de cabrones como adjetivo calificativo (que más tarde descubriremos), o por el sexismo imperante en todos los cuentos de la época (para que luego digan del liberalismo escandinavo), en los que las féminas no podían ser más que objetos pasivos de las intervenciones de los machitos. En todas partes cuecen habas.

El caso es que los machos cabríos en cuestión eran abuelo, padre y nieto. Un día, cuando se despertaron, observaron que no quedaba una sola brizna de hierba en los prados donde pastaban habitualmente. El abuelo consideró que no quedaba más remedio que ir a buscarla a las colinas, donde sabía que había pasto en abundancia. Para ello tenían que pasar un puente de piedra que cruzaba el río. Cuando alcanzaron el mismo el cabrito pequeño, con la intrepidez propia de la edad, se precipitó a atravesarlo el primero. Con lo que no contaba era con que al otro lado había un monstruo maligno, que pretendió comérselo. Como pudo le convenció de que con él no tenía suficiente para saciar su apetito, pero si tenía un poco de paciencia llegaría su padre que era mucho más grande. El ogro aguardó y cuando apareció el segundo, este utilizó el mismo argumento para escurrir el bulto y desviar el asunto hasta la llegada del tercero. El abuelo no tuvo otro remedió que hacer frente al ogro por la fuerza y tirarlo al río, donde murió ahogado.

Termina el cuento diciendo que al reencontrarse los tres se abrazaron, porque se habían salvado gracias al ingenio del nieto y del padre, a la fortaleza e inteligencia del abuelo y a la complicidad existente entre ellos.

A pesar de la crítica inicial  al planteamiento machista del cuento noruego, el final resulta hasta cursi visto desde otros lugares en que los abuelos cabríos y las personas no somos tan civilizados. Con un nieto tan hijoputa y un hijo tan cabrón, lo normal hubiera sido que los hubiese tirado también por el puente, hubiera seguido solo su camino hacia las colinas y allí se hubiese echado una cabra de buen ver, para intentar tener mejor suerte con una nueva familia.


56 comentarios:

  1. La nueva familia podia ser aun peor. Pobres viejos quien pagan siempre la adicion !

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, desde luego sí que debería haberlos tirado por el río, al menos al hijo y el hijo a su hijo, vaya panda.
    Un abrazo y muy feliz martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo que ti también te gusta más el final a la española.
      El martes sí que ha sido feliz. Espero que para ti también. Y que lo sea e miércoles.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Pues te digo Macondo que no hay nada como darle un nuevo punto de vista a lo clásico y antiguo, con nueva perspectiva vuelve estar en auge y brillando.

    ;) Me encanta esta versión

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se nos nota la sangra latina.
      Gracias, Nieves.
      Besos.

      Eliminar
  4. Desde luego, menuda familia de cabrones... :)
    Salud y abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca mejor dicho.
      Salud y abrazo, Genín.

      Eliminar
  5. Sí, la verdad es que eran bastante cabrones. Jajajajaja. Aunque de aquí también se podría sacar la moraleja de que sólo sobreviven los cabrones...

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que el ogro sacaría la de que más vale cabroncito en mano de cabronazos volando.
      Besos.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Porque el abuelo era un santo varón (por no decir "cabrón").

      Eliminar
  7. Totalmente de acuerdo con la nueva versión que propones... menudos cabrones el hijo y el nieto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Con hijos y nietos así...para qué quiere enemigos!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que no le hacen falta.
      Besos, Carmen.

      Eliminar
  9. Yo creo que estaban los tres como una cabra :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el mejor de los casos tenían un morro que se lo pisaban.

      Eliminar
  10. Me encantan tus cuentos, jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes cómo me alegro, Tracy, aunque solo es mio lo que estropeo. :)

      Eliminar
  11. jajajaja el hijo y el nieto, unos auténticos cabrones, al menos la especie se ve que era pura. Puros cabrones.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Purísima, desde luego. Por eso decía.
      Un abrazo, Carmela.

      Eliminar
  12. Imagina que el puente hubiera sido El Puente de Londres y el ogro un yihadista asesino, ¿no hubiera merecido la pena que los tres hubiesen estado unidos?

    Besos, Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que hubiera merecido la pena, pero parece que los dos más jóvenes no estaban por la labor y el que tenía que sacar las castañas del fuego era el abuelo.
      Besos, Sara.

      Eliminar
  13. Jajaja y cierto, hay padres que no se merecen tener los parentescos que tienen, porque vaya familia entre el hijo y el nieto. Menudos cabrones, ya solo faltaba la nuera o la "yerna" como digo yo, y un consuegro maricón.

    Abrazo Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has terminado de apañar la familia, con la nuera y el consuegro. Ya tenía bastante el abuelo con la familia directa.
      Un abrazo, Rafa.

      Eliminar
  14. El viejo debe pensar tal cual colcluís vos la historia, Macondo, pero es su única familia. Qué le va hacer...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que son herbívoros, porque si no en vez de ir a las colinas se lo hubieran comido a él.
      Saludos.

      Eliminar
  15. Y yo que este cuento no lo había oído en mi vida... claramente, me gusta más tu final; al otro no le veo mucho sentido.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Búscalo en Google y ya verás cómo está por ahí. Yo tampoco lo conocía.
      Abrazos, Ali.

      Eliminar
  16. El hijo y el nieto mas que ingenio, se aplicaron el "sálvese quien pueda".
    Tu final es el mejor, al río los tres.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al río a los tres y al monte a por la cabra.
      Un abrazo, Matías.

      Eliminar
  17. Pobre abuelo y qué paciencia, desde luego no sé yo si no los hubiera tenido que largar, con una familia así no le hacen falta enemigos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo que tú que hubieras quedado en el término medio, donde dicen que está la virtud. No seguir con ellos, pero sin llegar a tirarlos por el puente.
      Besos.

      Eliminar
  18. Respuestas
    1. Lo de poner cabras es una forma suave de decir te lo digo cabra para que lo entiendas persona.
      Besos, Liliana.

      Eliminar
  19. Menudo cabrio esa familia... Buen escrito

    ResponderEliminar
  20. El abuelo de joven debió haber hecho lo mismo con su propio padre, así que ahora no le queda más que comérsela calladito.

    Saludos y saludes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por aquello de que de tal palo tal astilla? Pues no lo sé.
      Saludos, Julio David.

      Eliminar
  21. No concía el cuento. Lo buscaré.... aunque seguro me gusta más este.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes encontrarlo fácilmente por el título. Yo solo cambio el final.
      Saludos.

      Eliminar
  22. CREO QUE TU CONCLUSIÓN, DEBIÓ SER LO MÁS ACERTADO QUE HUBIESE HECHO EL ABUELO.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  23. Por lo que leo siempre hubo niños malcriados que le endilgan los problemas a otros, padres que actúan como niños y mayores que se tienen que enfrentar a la vida, como héroes, hasta su último día.

    Me encantó el relato.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que el papel del abuelo es equiparable al de muchos abuelos humanos de nuestra sociedad actual, que siguen sacando las castañas del fuego a los hijos, haciéndose cargo con frecuencia de los nietos encantados de la vida, o estirando la pensión para cubrir sus carencias económicas.
      Besos.

      Eliminar
  24. Coincido contigo. Eso ni es familia ni es nada.
    Besos

    PD: Ya contesté

    ResponderEliminar
  25. Me parece todo una cabronada, esa familia es una panda de cabritos. Padre , hijo y espíritu santo.
    Besos Chema.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si el abuelo es el espíritu santo yo creo que se escapa. Más bien es una víctima de los cabritos.
      Besos, Puri.

      Eliminar
  26. Jajajaja me ha encantado la ironía que le has aplicado. Si que es un cuento horrible, por la parte que le toca al abuelo. Lo que no sabe el padre es que ha infundido sus mismos sentimientos en el hijo, que si fuera por el "cabrito" ya se lo habría comido. Decir que la moraleja es que los tres han trabajado en conjunto pufff aquí el único que ha currado ha sido el abuelo, los demás han lloriqueado! Que sean machistas los cuentos no es nada nuevo, las mujeres no valían nada en ningún sitio!un saludo, genial entrada!

    ResponderEliminar